BUSCAR
PUBLICACIONES
Turismo en el Garraf
playa, montaña y bici todo el año
registrar
El Camino Norte, por sexta vez Santiago
El Camino Norte, por sexta vez Santiago
Fecha publicación:  24/09/2014
Autor:  slow

Resumen

Presentación 11/11/2012

Mensajera 13/11/2012

Recuerdos Felices 17/11/2012

Las etapas 19/11/2012

Había una mujer

Dia 1. Sant Pere de Ribes (B)-Les Borges Blanques (Lle) 21/11/2012

Día 2. Les Borgues Blanques (Lle)-Berbegal (Hu) 22/11/2012

Día 3. Berbegal(Hu)-Murillo de Gallego (Z) 23/11/2012

Día 4. Murillo de Gallego(Z)-Monreal (Na) 24/11/2012

Dia 5. Monreal (Na)-Hondarribia (Gui) 25/11/2012

Día 6. Hondarribia (Gui)-Irun y más allá 26/11/2012

Día 6. Hondarribia (Gui)-Zumaia (Gui) 26/11/2012

Había un hombre.

Día 7. Zumaia (Gui)-Colegiata de Zenarruza (Viz) 27/11/2012

Dia 8 Colegiata de Zenarruza (Bolivar)- Portugalete (Viz) 28/11/2012

Día 9 Portugalete (Viz)- Galizano (Cant) 29/11/2012

Día 10 Galizano-Santillana del Mar 30/11/2012

La Magia

Día 11. Santillana del Mar – Riba de Sella 1/12/2012

Día 12. Riba de Sella - Grado 2/12/2012

Había otro hombre

Día 13. Grado-Pola de Allande 3/12/2012

Día 14. Pola de Allande-O Cadavo 4/12/2012

Día 15. O Cadavo-Arzua 5/12/2012

Día 16. Arzua-Santiago 6/12/2012

Quisiera, tengo, busco.

Agradecimiento

Existia

La despedida

 


 

Resumen

Guia para entender este viaje: Se trata de un viaje realizado en el invierno del año 2012 que compartí en varios foros, años después, un amigo del mundo de las bicicletas me propuso que colgara en su web los viajes que he realizado y tengo documentados así que no solo me he limitado a "copiar y pegar" lo relatado en su momento, también he añadido notas sobre lo acontecido en esos días.

 

El año 2012 se negaba a morir en cuanto a la actividad bicicletera se refiere, no tenía bastante con haber acogido numerosas salidas y encuentros con otros compañeros de la bici.

A caballo entre los meses de noviembre y diciembre del 2012, El Camino Norte mezclaba dos conceptos: un Camino de Santiago con una manera inusual de hacerlo -desde Barcelona-.

Por sexta vez llegaría a Santiago, en la primera y en la segunda iba con mi mujer, la tercera, la cuarta y la quinta están recogidas en esta suma de experiencias que en la web se llama blog o publicaciones.

Si en el primero de los viajes en soledad relacionaba las fechas 07/08 (2007 y 2008)

http://www.bicigarraf.com/blogs/8-0708-el-viaje-que-no-fue-de-sant-pere-a-sant-iago-dos-viajes-en-uno.html

y en aquel otro viaje de invierno también relataba la idea de las fechas 09/11  (2009/2011)...

http://www.bicigarraf.com/blogs/27-de-nuevo-al-camino.html#resumen

en este continuaba con la saga... 12

En otro orden de cosas, aprovechando que tenia aquella bici de ciclocross que perdí de vista en el 2014 (Mensajera)...

http://www.bicigarraf.com/blogs/29-relatos-cortos-del-ano-2011.html#historia

       -en aquella ocasión lo escribí... (no es mia la frase) y ahora lo volveré a publicar:

       La esperanza es un árbol en flor que se balancea dulcemente al soplo de las ilusiones-

... con la que había realizado diversas pruebas y creyendo evitar, si me la llevaba en el viaje, el meterme en los "habituales" marrones de cualquier viaje si vas con la bici de todo terreno anunciaba ese viaje de una manera peculiar:

-Había un anuncio en la tele sobre el reparto de un premio singular cuyos destinatarios eran los habitantes de Lorca, en la que se daban once premios de un millón de euros y coincidían en esas fechas algunos acontecimientos importantes en mi vida, por todo ello yo jugaba con el significado de las fechas y lo que significa viajar... que no es otra cosa que un premio.-

https://www.youtube.com/watch?v=QpLrjifXT1w

https://www.youtube.com/watch?v=DFQaJK8N8w8

ATB - Future Memories (HD)

Un premio es como ese vídeo un premio es lo que me esperaba en el destino de aquel viaje: Santiago.

Esto escribí:

 

10/11/doce

La publicidad lo dice:

Uno de cada tres especialistas la recomienda para lucir la mejor de las sonrisas…

Uno de cada tres decimos toca…

Es para Lorca una parte de esos beneficios.

(la localidad que había sufrido los embates de la naturaleza)

11/11/once

La publicidad lo dice:

Once premios de un millón de euros cada uno.

11/11/doce

se celebra un gran premio en Valencia, de motociclismo.

 

Miro la publicidad y pienso: a mi ya me ha tocado.

Un viaje

En bici.

A Santiago.

Por sexta vez, Santiago.

Quisiera, Tengo, Busco...

Verbos que expresan deseos, situaciones, objetivos... de eso también va este viaje.

 


El Camino Norte.

Presentación.


Dicen, lo se, que la velocidad de las bicis es similar a la del vuelo de las mariposas, es una comparación bella y emocional que tengo presente en determinados momentos cuando viajo y veo cerca de mi a esos animales que vuelan con rumbo incierto… ello me ha empujado a reflexionar y preguntarme:

Lo que hace Pep Sánchez, con que se debería comparar?

http://www.irontriax.com/quien-soy/

Que se siente o pasa por tu cabeza cuando haces mil Km. de una sentada en 48 horas?

Que sienten esos ultra maratonianos cuando intentan hacer el Camino de Santiago en veinticuatro horas?

Que pasa por la mente de los que como yo, próximamente, vuelan lento y raso cuando, como ahora, pretendo hacer esos más de mil Km., pero viajando…

Cuando tropecé con este video pensaba en ello…

Diferentes formas y maneras de volar, todas bellas, todas únicas…


En lo pequeño, en lo intangible, en lo inmóvil, en lo invisible a nuestros ojos… ahí, también está la belleza.

Y las mariposas Monarca ¿que pasa con esos seres frágiles, capaces de superar montañas de más de tres mil metros de altura, capaces de recorrer miles de Km. en el único vuelo de su vida?

Dicen, los que entienden de eso, que el Camino Norte es uno de los Caminos de Santiago más bellos que existen, yo no lo se, tan solo puedo decir que tiene, creo yo, gran parte de lo bueno y único del Camino:

Grandes y bellas ciudades, historia, cultura, naturaleza… paisajes indómitos que te acechan cerca de un mar que en ocasiones es océano, diversidad de esta nuestra España teñida de problemas enormes…

El reto otoñal se llama Santiago.

Por sexta vez veré esas calles mágicas plagadas de piedra e historia, fabulas del tiempo y la imaginación, leyendas creadas desde el miedo y la incomprensión o el interés… Oiré esa música que me falta como el respirar, como ver ese mar que me acompaña en la vida, esa música es la que provoca la lluvia que cae sobre Santiago.

Agua que cae del cielo, que busca desesperada acariciar la ciudad Santa, sus calles y plazas, sus edificios y sus gentes. Ese agua que pudiendo escoger otro destino más alejado se desvía con tal de pasar por esos parques, adoquines y subsuelo de esa maravilla que canta y siente, que sueña y cree en un futuro, que no se entiende sin ser o estar mojada por la lluvia…

Eso y no otra cosa es lo que explica tanta lluvia allí y no en otro lugar.

Que piensan esos ojos,
Que miran esos cerebros,
Que buscan esas alas…

Los míos, las mías se que buscan, se en que piensan, se que quieren ver, lo se:

Santiago.

Allá al otro lado me espera, allá voy, allá nos vamos.

Nos vamos?

La pasión

La pasión queriendo explotar.

La pasión cogida fuertemente.

La pasión es viajar.


Anunciado y presentado el viaje tan solo quedaba esperar la fecha de salida y mientras tanto seguía escribiendo.


El Camino Norte

Mensajera


 

Me.-Bueno pero al final que harás…

S.-No se, ya os habéis puesto de acuerdo?

 

Me.-Ni tan solo lo hemos hablado, la soldada, cuando volvisteis del viaje de este verano tan solo me sonrió con una sonrisa tan amplia que cubría su cuadro al tiempo que guiñándome un ojo me dijo: tu turno.

S.- Y Bob?

 

Me.- Tan solo quiere venir, mirar el paisaje que queda atrás, me ha dicho que si yo aguanto el aguantará, que me ayudará a conseguir este nuevo reto, mi primer reto.

S.- Me alegro, las dudas de pepe en esta ocasión han sido otras pero poco a poco han sido resueltas.

 

Me.-Que quieres decir?

S.- Pepe te ha ido cambiando algunas cosas: A la potencia algo más corta le sucedieron los pedales de calas y a estos las ruedas de btt de 700 preparadas para frenos de disco con una nueva piñonera y por último los frenos v-brake que le recomendó Lluis, tu padrino.

 

Me.- Entonces nos vamos?

S.- Si, nos vamos.

 

Pd.

Me.- es Mensajera, mi bicicleta.

S.- es Slow

Bob.- es mi remolque.

 

Mensajera de ilusiones, ilusiones que se transformaron en realidades:

las del pasado: la de una bici, la de un sillín, la de un décimo de lotería

y las de futuro: la de un viaje que está próximo a comenzar.

 


El Camino Norte

Recuerdos felices

Hay un gato que me espera cada mañana, tan solo le abro la puerta del edificio en el que vivo…

Sube las escaleras hasta el primer piso donde otra puerta, algo más tarde debe de abrirse.

Hay pájaros que pasan rasantes cerca de mí mientras camino aún cuando es de noche y cantan buscando…

A veces en esa semioscuridad conocida les pregunto sin abrir la boca: que buscáis?

Hay en esos altos edificios llenos de gente durmiendo algunas luces, junto a ellas hay personas que están despiertas y pienso: que buscan, que escuchan, que encuentran en su noche?

Hay una mujer de las que te ama aún cuando puedes no estar seguro de amarla, de las que ponen más noches que días en tu vida y que se aleja lentamente de ti.

Que es lo que impide poner nuevamente el reloj a cero, dejar de lado lo que ocurrió en un segundo del tiempo, comenzar nuevamente a caminar, evitar que el óxido cubra la vida…?

Miro tras los cristales la noche y lo se, todo está nuevamente a punto de cambiar.

Veo a personas que caminan, que tienen un destino, que van hacia algún sitio, con algún propósito, desarrollando su vida; reflexiono sobre ello y concluyo que no me cambiaría por ellos, es en ese preciso momento cuando no puedo dejar de pensarlo:

La felicidad consiste en ser feliz cada día.

 

https://www.youtube.com/watch?v=873nouIUvDk

Solaris Navis ╬ Blissful Memories ☼ Café Del Mar

 


el vídeo es una mezcla de lo escrito, y de la contradicción entre el estar tranquilo esperando el momento de la partida al tiempo que en tu interior algo estalla lentamente y cada vez lo hace con más intensidad.


Cuando presentas un viaje, ya sea por las circunstancias que sean, en ocasiones hay quien te pregunta y quiere saber... y a mi no me importa explicar algunas cosas como por ejemplo cuales son las etapas que en normalidad no se van a cumplir y no se van a cumplir puesto que una cosa es lo que ves en el ordenador cuando planificas y otra lo que encuentras en la realidad cuando realizas un viaje.


La etapas

Estas son las etapas previstas que pepe ha preparado para slow y que este no piensa cumplir, pero no porque no quiera sino porque en realidad este viaje es diferente que los anteriores, la diferencia se llama mensajera, en este viaje estreno una bici de ciclocross, nunca hasta ahora lo he hecho.

Dia 1.- Sant Pere-L’Espluga de Francoli

Dia 2.- L’Espuga de Francoli (T)-Binefar (Hu).

Día 3.- Binefar (Hu)-Plasencia del Monte (Hu).

Dia 4.- Plasencia del Monte (Hu)- Sos del Rey Católico (Za).

Dia 5.- Sos del Rey Católico (Za)-Olave (Na)

Dia 6.- Olave (Na)-Irun (Gui)- Y más allá. Irun- Pasaia.

Dia 7.- Pasaia- Zumaia

Dia 8.- Zumaia--Larrabetzu

Dia 9.- Larrabetzu-Laredo

Dia 10.- Laredo – Santa María del Mar

Dia 11.- Santa María del Mar-Llanes

Dia 12.- Llanes-Villaviciosa

Dia 13.- Villaviciosa-Salas

Dia 14.- Salas- Berducedo

Dia 15.- Berducedo- Castroverde

Dia 16.- Castroverde-Boimorto

Dia 17.- Boimorto-Santiago


Habia

 

Había una mujer de raíces vascas, de origen navarro y de futuro catalán que en su momento jugó un papel algo diferente al usual en este viaje puesto que... veréis que sucedió:

¿podemos considerar normal que me encontrara con ella y su futuro compañero de vida en Cervera?

Tal vez si a ese encuentro le añadimos que se trataba de un día en el que salí de casa y casualmente fuí a parar a esa localidad a comer la casualidad trascenderá la casualidad

Si a ese segundo componente le añadimos uno más: que ellos estaban de ruta por aquella zona en unos días de vacaciones... tal vez la trascendencia se alejará aún más de lo normal

Pero si a todo ello le añadimos que pasé por la plaza donde ellos estaban en ese momento comiendo, que no los vi pero vi su bici...  que no supe que hacer... que comí rapido en otro restaurante al poco que, pensando sobre ello, empecé a creer en algo inusual que estaba ocurriendo...

Y tras todo eso allí me estaban, sin saberlo, esperando...

Llegaréis a pensar en que en ocasiones nada de lo que ocurre es lo normal...

Tampoco lo es que esa mujer me hiciera un regalo que a partir de ese momento he llevado en todos los viajes posteriores.

Con esa mujer coincidí en este viaje en su ciudad, en su tierra, en Pamplona y creerme nuevamente, ese encuentro tampoco fue del todo normal...

su nombre: Amaia.

 

 

Gracias Amaia!!!!

Esto escribí en el foro de Rodadas:

Os lo explicaré aunque hay cosas que no tienen explicación...

Os hablare de como fué ese encuentro con una de las muchas joyas que existen en el foro (de rodadas), es ella, es Amaia...

Iba rodando buscando un sitio para comer, mi meta, la panadella, había quedado atras, tan solo un pequeño bar en un pueblo del que ni recuerdo el nombre me hizo un guiño que en esos momentos no supe entender: "Bar La Amistad" seguí mi camino mientras el sol, a pesar de la protección, hacía de las suyas sobre mi piel...

Cervera a lo lejos comenzaba a hacerse realidad mientras circulaba por el Cami de Sant Jaume y pensé: hace años que no he ido a Cervera.

Subo la cuesta hacia su casco antiguo, casco antiguo digno de mención, entre otras cosas porque La Universidad de Cervera da fé de lo que llegó a ser esta población que al igual que Alcalá de Henares disponía de Universidad con anterioridad a las capitales de provincia.

Descabalgo y comienzo a caminar con la bici al lado, paso por alguna calle empedrada y silenciosa que al fondo, solo el rumor del agua y una plaza logran romper.

camino despacio sin prisa aún cuando se que el tiempo me come...

sentada en una silla veo una mujer de pelo corto, pero... que es lo que tenemos los ciclistas en la cabeza que solemos mirar las bicis y no a las personas?

Paso casi rozandola y miro las bicis, llama una mi atención una BH de color azul y algo se mueve en mi interior, unos pasos más adelante, tras decirme a mi mismo:

no puede ser...

me giro y veo a Kim que sale por la puerta del bar hacia  la terraza.

me quedo petrificado.

no puede ser!!!

Sigo caminado al tiempo que a mi mente le sobresaltan los  recuerdos...

como en aquella ocasión en la que pasaron por la calle donde vivo o como en aquella otra en la que tras un cabreo monumental por mi parte, me marche una temporada del foro y recibí un emotivo mensaje privado de Amaia de ánimo, de apoyo, de comprensión...

Me voy a comer un tanto alejado de ellos y pienso: si me doy prisa, voy a tomar café con ellos, ellos son dos y tardarán más que yo en comer...

les dejo comer en paz...

en mi mente comienza a gestarse una maniobra de aproximación que es una pequeña broma....

me dirigiré a el como si le conociera y veremos que pasa...

Un tanto nervioso, alcanzo, tras comer, la plaza y les veo...

-Hola Kim, como estas... hola Amaia

pero la sorpresa me la da el ... puesto que cree conocerme... y se dirige a mi con familiaridad.

Amaia me mira y algo parece moverse en su mente...

¿de que conozco a este tio? parece preguntarse...

yo a lo mio la veo sin mirarla hasta que como es natural tengo que desvelar que soy otro, que no soy quien conoce Kim...

Amaia da un salto de alegría, si el primer beso había sido de cortesía el segundo era de autentica ternura y agradable sorpresa.

No tengo tiempo, mi mente se debate entre quedarme e irme y comienza una suave y tranquila conversación.

Y la veo, veo como lentamente su cara se ha transformado y la alegría, a pesar del cansancio, brota en sus gestos, que son aún más suaves.

yo me tengo que ir, no puedo aguantar más, el tiempo me ha sobrepasado y debo de marchar para no llegar de noche a mi destino, mi casa, pero el recuerdo de lo vivido permanece en mi espero que por mucho tiempo, por lo menos hasta que podamos volver a coincidir y departir con algo más de tranquilidad y tiempo.

Gracias Amaia.

 


El Camino del Norte.

Dia 1. Sant Pere de Ribes (B)-Les Borges Blanques (Lle)

Del mediterráneo al cantábrico.

Lo se, la de hoy no es una etapa común, ha sido una etapa desconocida.

Cuando como yo, vives en un lugar en el que gran parte de esa circunferencia que podría ser la salida de tu localidad está limitada en algo menos de la mitad por el mar y las diferentes infraestructuras de comunicación juegan un gran papel en el territorio, parece que las posibilidades de poder salir por una ruta desconocida pasados muchos años son impensables…

El ritual, el ritual es para mi importante y lo es más en este viaje donde la suerte es más necesaria que nunca, difícil se presenta la ruta, difícil va a ser tal y como se aproxima el invierno, difícil parece ser todo en estos, nuestros tiempos.

El Francolí es uno de esos ríos de pequeño alcance que tiene la “virtud” de dar sustos de vez en cuando a la siempre increíble Tarragona a la que me he ido aproximando para hacerle un requiebro.

Una población que toma el apellido del río me estaba esperando en la tarde algo fría de este húmedo otoño.

La salida de Sant Pere se adivinaba complicada, no tanto por el tiempo climatológico como por lo que encuentras tras esos ojos y caras de la gente que mira al suelo apesadumbrada, personas que no reparan en un ciclista un tanto extraño, portador de un remolque cosido a su bici, vestido como si de algo ajeno a su mundo se tratara. Esas mentes reflejan en esas caras y miradas lo que ocurre en este nuestro tiempo de preocupación y desanimo.

Los miraba refugiado bajo mi casco, tras mis gafas, escondido en mi disfraz, gentes del pueblo donde resido, de las poblaciones conocidas de Cubelles, de Calafell o de El Vendrell, pueblos que son el paso de mi recorrido que a partir de ese momento siempre será en subida alejándome de mi mar buscando otro mar en el norte y lo pensaba, no he podido resistir el pensarlo:

quizás ellos en algún momento han perdido, como yo, a alguien que conocieron, que fue uno de esos dos pilares que cualquier familia tiene normalmente, volví a recordar que este verano pasado intentaba recordar como era aquella voz que perdí hace muchos años… la perdí un ventidos de Julio en un hospital aunque dejé de oirla desde hace años.

El Vendrell ha dado paso a lo menos conocido del día de hoy, alcanzar un primer escalón mientras te aproximas a Valls no ha sido otra cosa que un continuo subir. En Valls un pequeño descanso en todos los aspectos para retornar a la subida que lentamente se ha ido presentando delante de mis ruedas, en Picamoixons recuperas al Francolí para ir junto a su cauce que en ese momento ya ha subido unos 600 m y tu con el, la subida ha continuado, en realidad, se que se ha acabado, puesto que si tras L’Espluga de Francoli seguía subiendo, tras un alto, la llegada a Les Borges Blanques, hoy envueltas en colores grises, ha sido en bajada.

Hoy ha sido un día de Camino en esplendor, de cielos enormes y aplastantes, de horizontes muy alejados…

de vistas sobre un mar lejano y gris como gris ha sido todo, El mar se ha ido perdiendo lentamente como sino quisiera desprenderse de mi hasta que el que me espera estuviese cerca de recogerme, los tres sabemos que eso no es posible, pero que importa, ojalá fuera siempre así.


Quisiera- ver más allá de las palabras.

 

 

 

las fotos del día 1

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5813355838881553825?banner=pwa&authkey=CMXTkfKFnJD_4QE

en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Selecciondia1caminonorte?authkey=Gv1sRgCMXTkfKFnJD_4QE&noredirect=1

y esta la ruta seguida

http://ridewithgps.com/routes/1943333

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083725


El Camino del Norte.

Dia 2. Les Borges Blanques (LLe)-Berbegal (Hu).

Del mediterráneo al cantábrico.

Es triste el día que ha amanecido, son tristes los movimientos que he visto en esas personas que siempre llaman mi atención, los que ya están trabajando en su quehacer diario cuando te desperezas.

Espero que esa tristeza, primera imagen en mis semejantes sea lo extraño, lo extraordinario y que lo común sea la normalidad conocida, que todo fluya con aburrida normalidad.

La salida de la población estaba acompañada de la lluvia que en gotas moja mi montura aún cuando desaparecía por momentos, tenía la compañía de ayer: una niebla que no permitía al sol lucir en plenitud, esa luz algo fantasmagórica blanca extraña que parece enmudecer los sonidos me ha llevado a una sensación que tuve en otro viaje: la desesperación de los días tristes y oscuros en aquellos días de viento en los que la lucha no tan solo lo era contra el sol en su decaer final, contra esa sombra que proyectada contra el margen de la carretera o el camino se hacía cada vez más y más larga mientras llegaba a ninguna parte.

Juneda es el primero de los pueblos antes de la ciudad a la que se llega a través de un polígono que tiene nombre de rio.

Tras la subida, la bajada, el llano que ha dado paso a las ondulaciones donde se asienta una ciudad, junto a ese río al que no hace tanto tiempo vi: El Segre.

Lleida en lo alto, en parte amurallada, tiene edificios que parecen alejarse del suelo mientras se acercan al cielo, la ciudad no parecía quererme acoger y la situación se ha hecho más extraña cuando pasas por el margen ajardinado y empedrado del río antes de cruzarlo; las piedras de las edificaciones históricas, recogidas entre ellas, parecen aguardar un invierno que no es aún presente y así, con esas sensaciones me he ido alejando lentamente mientras un nuevo horizonte se iba haciendo realidad ante mis ojos.

La ciudad de Lleida a los ojos del viajero parece presentarse de improviso en este mi Camino y de igual manera parece alejarse, el río que discurre perpendicular a mi recorrido no parece ser ajeno a esa impresión, a esa sensación que transmite la ciudad.

Nuevamente en subida me acomodo en mi discurrir, se que no dejaré de subir en cientos de kilómetros por lo que tanteo los cambios, busco el desarrollo más cómodo para no sufrir más de la cuenta antes de finalizar esta segunda etapa del viaje, la que une dos mares, el mediterráneo con el cantábrico, de otra forma a como los une otras rutas conocidas o no tan conocidas.

Cercano a una nacional que es transitable y agradecida, sin tráfico y con arcenes, gracias a una de las pocas autovías que no es de pago en esta parte de España, el camino parece jugar con esa carretera que no terminas de perder de vista: ahora vas por su izquierda después por su derecha, pasas a uno y otro lado de la autovía, los coches y sus ruidos entretienen al viajero mientras los horizontes están marcados por la dureza y la lejanía.

La sucesión de pueblos parece algo artificial, la distancia entre ellos, su ubicación y su ordenación los hace parecer revueltos hacia su propio interior. La niebla, siempre presente en estas tierras, siempre difícil de despejar, es patente en el otoño crudo que demanda un saber esperar contenido.

Almacelles es un pueblo dormido junto al que paso sin hacer ruido, el traspaso de la comunidad autónoma cambia el día en el que un tímido sol ha ganado fuerza, por Binefar la carretera hace una inflexión.

Es Binefar esa población que sorprende sin proponérselo, quizás ello es debido al origen de su población que es increíblemente heterogénea, quizás lo sea por sus titiriteros o tal vez porque fue sede de la Corona de Aragón.

Mi camino parecía querer jugar con el Camino, pasaba por los ríos que atraviesa aquel, discurría por poblaciones en las que se detiene aquel, Binefar ha dado paso a una ciudad del Camino Catalán en su variante aragonesa: Monzón, situada junto a otro río que discurre paralelo al Segre y afluente del gran Ebro.

El Cinca es el afluente más importante del Ebro al cual le da el impulso definitivo hacia su fin, el río me ha recibido con la sonrisa franca del que se sabe bello aún cuando en Monzón no presenta su mejor imagen.

Monzón es una ciudad templaría, en realidad su castillo es de origen árabe, hermanada con la ciudad de Barcelona, su pasado está ligado al Camino.

A Selgua ni lo he visto, el tiempo me quemaba la tarde y me ha llevado al destino de hoy donde Berbegal ajena a todo, allá en lo alto, se ríe de mi y es que la subida a la población en la tarde presurosa de ser noche era una guinda algo difícil de digerir.

Quisiera- ver más allá de las palabras.

Quisiera- sentir como el café con leche matutino se posa en mi interior tras degustarlo desesperadamente.

 

las fotos del día 2

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5813736288483415249/5813736337212343714?banner=pwa&pid=5813736337212343714&oid=103457230754397349758&authkey=CIqLnffB5dGYcg

en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/esdeslowbtt/Dia2caminonorteseleccion?authkey=Gv1sRgCIqLnffB5dGYcg

la ruta realizada

http://ridewithgps.com/routes/1944214

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083731

 


El Camino del Norte.

Dia 3. Berbegal (Hu)- Murillo de Gallego (Za).

Del mediterráneo al cantábrico.

Ayer por la mañana, las nubes bajas acompañaban mi Camino, las nubes en la tarde otoñal quisieron dejar el protagonismo al sol y junto al sol las montañas se fueron acercando como lo han hecho hoy de forma aún más evidente.

Hoy he repetido el día de ayer pero al reves, el sol lo he encontrado en la mañana para acabar con más nubes por la tarde.

Pero antes, dejarme recordar algo de aquel Camino, el que realicé por estos pagos en el verano del año pasado… en aquel viaje hablaba de un bar del pueblo de Berbegal: El Meridiano… sus dueños ayer me acogieron y son los que mantienen el albergue de Berbegal.

He recordado algo siempre curioso como es que por Berbegal pasa ese meridiano que toma el nombre de otro pequeño pueblo del Reino Unido y que establece lo que es el horario actual para todo el mundo.

Miraba esas montañas, primero de una forma despreocupada, luego, conforme avanzaba la mañana con cada vez más curiosidad, allá en lo alto, buscaba, quería ver los signos de identidad de lo recorrido este verano, quería imaginar sin conseguirlo como fue el paso por sus caminos ocultos, mis mapas me muestran pueblos y altos que hoy sonaban a música: Echo, Ansó, Aisa…

Huesca siempre es una ciudad que llama la atención y más cuando como hoy un sol, que no calentaba la mañana ,enseñaba una ciudad placida que se prepara para el invierno, Huesca no se ha escapado de la invasión urbanística pero conserva ese aire de tranquila ciudad que me recuerda a otras con el paso cambiado.

Mi camino seguía buscando un oeste que quería acercarse a las montañas que presentes parecían quererme acariciar, tal vez recuerdan ese paso en el que disfrutamos el uno con el otro: ellas poniéndolo difícil, yo subiendo para bajar y volver a subir… tantas veces como ellas querían que lo hiciera…

Ayerbe no está en el pirineo, pero sueña pirineo, cerca de allí está aquel pueblo donde la tormenta se apoderó de mi banderin: Loarre.

Mi camino no pasaba por allí ni por Sarsamarcuellos.

Es Ayerbe un pueblo que se sitúa junto a unas montañas bellas que acompañan un paisaje bello, es un pueblo por el que no pasas sin más, tiene Ayerbe esa magia que invita a buscar algo que no ves, sabes que allí hay algo oculto que quisieras descifrar.

Junto a los Riglos hay, no solo zonas de escalada o pueblos olvidados en el silencio del otoño, también están las buitreras más importantes que conozco en un entorno al que las fotos no le harán justicia.

Con destellos que la Sotonera me mandaba, seguía subiendo en ese tobogán que era hoy mi camino y lo he empezado a pensar: donde acabar?

El limite hoy no lo ha marcado el tiempo sino la prudencia, la prudencia mandaba parar y no arriesgar y así he acabado en Murillo junto al río Gallego, donde las pintadas “pantano no” nada bueno presagian.

Quisiera- ver más allá de las palabras.
Quisiera- sentir como el café con leche matutino se posa en mi interior tras degustarlo desesperadamente.
Quisiera- encontrar la luz que se esconde en la cara oculta de la luna.

estas son las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5814439621772606193?banner=pwa&authkey=CLaRvN2QyaeorAE

y en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Dia3seleccioncaminonorte?authkey=Gv1sRgCLaRvN2QyaeorAE&noredirect=1

la ruta realizada

http://ridewithgps.com/routes/1948564

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083735


 

El Camino del Norte.

Dia 4. Murillo de Gallego (Za)-Monreal (Na)

Del mediterráneo al cantábrico.

Viento suave y frío, viento que esculpe mi cuerpo que cubierto con ropa, dice la etiqueta, técnica, flamea en el tiempo.

Viento que me enseña a pelear, a luchar por lo imposible, que me impide estar cómodo, que dificulta mi avance.

Todo se mueve a mi alrededor, los campos que parecen mecerse al compás incierto de la fuerza invisible, los cables mas pesados que van acompasando al sonido que ellos mismos producen, los árboles que con sus hojas llaman la atención del viajero o lo pretenden puesto que el viajero mira las nubes cambiantes, los horizontes lejanos, los perfiles de las montañas que cortan el aire, los paisajes, los cauces de los ríos que afanosos siguen bajando por el perfil labrado en la naturaleza.

Y la niebla se va moviendo fantasmagórica mientras mi fuerza empuja a mi equipo hacia lo alto.

Ayer tuve difícil el avanzar más y hoy en cambio no ha podido salir mejor puesto que a la hora convenida, pasadas las cinco y sin ser de noche Monreal, un objetivo a priori un tanto difícil de cumplir ha aparecido ante mis ruedas.

No obstante la ruta ha debido de sufrir un traspiés, la idea era pasar por Sos, no ha podido ser, una batida de jabalíes y una pista impracticable para mis ruedas, la que llevaba a Longás han impedido seguir la ruta que había previsto en el ordenador.

EL embalse de la Peña se atraviesa por un puente metálico en el que hay un letrero sospechoso: prohibido coincidir dos camiones en el puente…

Puente la Reina, en otro Camino, tras el alto de Santa Barbara es una población que me abría las puertas a la nacional 240, nacional que más adelante es de la que todos queremos encontrar puesto que la autovía desaloja al tráfico de esa carretera. Benditas autovias que dejan solitarias esas nacionales.

Pueblos sin habitantes, abandonados, ya sea por la construcción del pantano de Yesa ya sea por la simple evolución de eso que llamamos progreso.

Un nombre llama la atención de este viejo viajero: La Foz de Lumbier a la que debería de haberle dedicado un tiempo que no tenía.

Otros nombres hacen que la sonrisa aflore a mi cara: Javierre…

Tiempos pasados en los que el viajero tiene historias clavadas en su piel.

Con el viento en la espalda, tras levantar pendientes de casi dos dígitos, la llegada a Monreal ha sido suave y preciosa.

Quisiera- ver más allá de las palabras.
Quisiera- sentir como el café con leche matutino se posa en mi interior tras degustarlo desesperadamente.
Quisiera- encontrar la luz que se esconde en la cara oculta de la luna.
Quisiera- ser esos cristales que forma el fuselaje de los aviones cuando atraviesa el aire frío de las capas altas de la atmósfera dejando esa estela que lentamente se difumina

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5814454175328879377?banner=pwa&authkey=CK2i06GhvNjZ7QE

en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Caminonorteselecciondia4?authkey=Gv1sRgCK2i06GhvNjZ7QE&noredirect=1

la ruta del dia 4

http://ridewithgps.com/routes/1948605

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083737


me disponía a coincidir, con esa persona de la que he hablado en el inicio de este relato: Amaia


 

El Camino del Norte.

Dia 5. Monreal (Na)-Hondarribia (Gui)

Del mediterráneo al cantábrico.

 

Siempre me ha sorprendido, siempre me sorprenderá llegar a Pamplona y ver…

Ver esos parques infinitos, esa ciudadela de configuración italiana, esas calles en cuyo suelo se adivina la fuerza de la protección que es necesaria  instalar todos los meses de Julio de todos estos años, los pasados, los presentes, los futuros.

La mañana envuelta en niebla me ha despertado y acogido para que continuara mi camino hacia el noroeste.

Ayer quedamos y hoy lo hemos hecho realidad, se trata de una persona con la que en diversas ocasiones hemos intentado coincidir, nuestros caminos se cruzaban y hoy han marchado paralelos durante unos kilómetros.

Se llama Cariño? No, se llama Amaia, pero con ella todo ha sido cercano a ese sentimiento y sino, juzgar vosotr@s mismos.

Escondida tras una curva me esperaba justo cuando estaba a punto de perderme con tal de ir a desayunar, un abrazo, un beso y una sonrisa han precedido a lo que ha sido una delicia de paseo, de primero el paseo interrumpido por la visita a una cafetería donde ella tenía pactado que hasta en tres ocasiones una dependienta me llamara Cariño…

Yo no se vosotros pero yo no estoy muy acostumbrado a eso…

Después, los parques que acariciaban y templaban el recorrido de forma que en nada ha importado que se pusiera a llover…

Subiendo por la nacional cuando el paseo se ha transformado en asfalto, me dejaba atrás… está fuerte esta chicarrona, Navarrica por los cuatro costados…

Y a tres Km del puerto se ha dado la vuelta porque tenía comida familiar…

Pero…

Tal vez en estos momentos podáis pensar que tampoco era para tanto lo de cariño…

Seguro que cambiáis de opinión cuando sepáis que me ha realizado un regalo: una bolsa de bombones Torres de Pamplona… y ahora que?

Tengo o tengo razon… !!!!!

Gracias Amaia!!!!

 

La salida de la ciudad es como todo el camino, en subida, meterte en las montañas no tiene otra solución.

Nuevamente en mi camino, se trataba de coronar y ha sido en esos momentos en los que he reflexionado: Durante estos días, no he hecho como el que dice otra cosa que subir, si, he culminado algunos altos, picos que demandaban bajar para volver a subir y bajar para seguir subiendo a continuación…

Cuando eso sucede día tras día, cuando el relieve que hay frente a ti es en clara ascensión, debe de haber un momento en que se acaba, máxime cuando, como es el caso unes un mar con otro.

Y hoy era ese día.

La separación de la tierra de la que procedo con la del destino de hoy no es solo física, el terreno se desploma al otro lado de la montaña por la que transitaba, allí donde susurran las olas que movidas por otro mar que es también océano braman y se mueven al ritmo de las mareas que son inapreciables en el mar del que provengo.

Hoy, el desplome de tanta subida para acercarme, nuevamente al mar.

Hoy con el desplome, se que comenzarán a caer muchas otras cosas, esas caerán como el sol por el horizonte, lo harán en el Camino y en el camino.

Resiguiendo el cauce de un río he ido forjando la carretera que sigue un difícil relieve, en un giro radical hacia un claro oeste aparece otro río con nombre difícil para este viajero el Batzan Ibaia, tras cruzarlo en varias ocasiones, he llegado a Doneztebe (Santiesteban) que se emplaza en el encuentro del curso anterior con el Ibaia EzKurra.

Un alto en la población me ha permitido recordar las palabras de Xabier: en Doneztebe comienza la vía verde del Bidasoa hasta Irún por un carril bici.

Poco me ha costado encontrarla para, plácidamente recorrer el espacio tiempo que separa la población del que era un primer destino: Irún, inicio de mi Camino del Norte, pero el albergue cerrado y esto me ha hecho acercarme a Hondarribia donde hay otro albergue que no he encontrado, así que de noche me he ido a buscar un hostal donde reposar mis huesos…

Tan solo me queda mañana ir a buscar un puente donde al igual que sucede con el Camino llamado Frances, en Navarra, comienza este llamado Camino del Norte: El puente de Santiago.

 

Quisiera- ver más allá de las palabras.
Quisiera- sentir como el café con leche matutino se posa en mi interior tras degustarlo desesperadamente.
Quisiera- encontrar la luz que se esconde en la cara oculta de la luna.
Quisiera- ser esos cristales que forma el fuselaje de los aviones cuando atraviesa el aire frío de las capas altas de la atmósfera dejando la estela que lentamente se difumina
Quisiera- entender que siente la hormiga que con su vida mantiene la vida del resto del nido.

estas son las fotos de un gran día

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5814866181228925553?banner=pwa&authkey=CKKW_N2Pu-P0xgE

y estas en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia5?authkey=Gv1sRgCKKW_N2Pu-P0xgE&noredirect=1

la ruta seguida

http://ridewithgps.com/routes/1951506

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083740


El comentario en público de Amaia fue: No, slow, la dependienta no te llamaba cariño, te llamaba cariñico, que eso ya es la leche  Eso es lo que pasa cuando te diriges a las personas con una sonrisa de oreja a oreja, que recibes lo mismo. Viendo este día tan gris y lluvioso que ha salido hoy no dejo de pensar en ti, día feo para pedalear... ¡pero cuándo te ha preocupado a ti eso! Mucho ánimo, txapeldun


El Camino del Norte.

Dia 6. Hondarribia – Irun y más alla.

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino Norte.

El puente de Santiago, inicio irreal del Camino me permite entender y aceptar nuevamente que mi mente sufrirá una lenta transformación: pasar de ser viajero a ser peregrino.

El peregrino busca desesperadamente, a veces de forma inconsciente o no, a Santiago, en ocasiones no sabe que es lo que le lleva a esa búsqueda, intenta encontrar motivos que justifiquen lo que va a intentar hacer, hay quien se queda en lo religioso, en lo cultural, en lo turístico, en lo económico, en lo deportivo….

Nuevamente me lo he dicho: que importa?

Nada explica en ninguno de los motivos que se dan lo que encuentran, nada explica lo que cuando acaban sienten en esa llegada a esa meta final, final de los Caminos, principio de los caminos.

Yo eso lo se.

En esta sexta ocasión en la que pretendo llegar a Santiago ha habido algo que me ha permitido entrar en ese mundo diferente del mundo normal:

Una conversación…

Hoy lo hemos hablado:

M-Sabes?, nunca me terminó de gustar el nombre.

S-Lo se, fue producto de las circunstancias, me gustaba la idea de que fueras una vaquita y de ahí que tu nombre fuese femenino: Santiaga, también es cierto que Santiaga respondía a que íbamos a ir a Santiago desde Burgos.

M-Si, lo se, pero el nombre no fue producto de la reflexión.

S-La suerte es que en este mundo, el virtual, eso tiene fácil solución.

M-Me dejarás allí donde has pensado y quiero.

S-Si, Marta, te dejaré en ese árbol dentro de unos días, junto con la cinta amarilla.

M-La del milagro?

S-La de varios milagros, no se si te dije que era un regalo de alguien que necesitaba un milagro, milagro que creyó ver en mi.

M-Vaya, un milagro que acompaña a otro milagro.

S-Mas que eso, muchas cosas han sucedido en la vida, en la mía y en la de las personas que me rodean o han tenido relación conmigo, en la tuya y en la de la cinta o en lo que representa, con esa cinta seguirás en el árbol de otra Marta, mi piedra serás tu, con esa cinta estarás protegida de los vientos, de la lluvia, de la nieve, del granizo… de todo aquello que pueda hacerte daño durante mucho tiempo, la cinta te mantendrá sujeta al árbol.

M-Comenzará de esa forma una nueva vida.

S-En Octubre no se si se cimentó un nuevo episodio, ya veremos en que se transforma.

M-Te refieres al plan?

S-Si, el que ejecuto como cada una de las etapas que realizo, el plan más difícil de todos los planes, el de la vida.

Pd.

M es un muñeco, la vaquita que me ha acompañado desde hace algunos años en los viajes, fue bautizada como Santiaga en honor a Santiago.
S ya sabéis que soy yo o una parte de mí: slow

Y de Marta…  de Marta ya hablaré en su momento.

El puente que une y separa, que sitúa y mantiene dos espacios, dos maneras de entender la sociedad se tiende sobre la ría que forma el río Bidasoa, en un lado se encontraba Francia en el otro me encontraba yo.

Dicen que el Camino del Norte o Camino Norte de Santiago es uno de los Caminos más duros de los que, teniendo la condición de ser oficial, te llevan a Santiago.

El Camino Norte, mas o menos paralelo a la costa tiene como adversario al viento que no sopla a favor, a la lluvia que con el viento viene de frente, a los ríos que forman valles que atraviesas perpendicularmente puesto que desembocan en esa costa a la que sigues, al relieve difícil, compacto, recogido sobre si mismo, que tiene el temor del mar que le castiga sin piedad, que le lanza continuos dardos en forma de olas, a veces enormes, que sin piedad transforman el paisaje lentamente…

Hoy he recordado en momentos muy precisos otro viaje por otra costa que está cerca de mi destino… en la que vi mucho de lo que hoy he vivido y en lo que creo me queda por vivir.

En realidad creo que algo de todo esto quedó suspendido en mi mente cuando acabé aquel viaje junto a un río que como el Bidasoa formaba una Ria y daba nombre a un parque natural increíble definido por dos vocales: el Eo.

En este mi viaje, dentro del viaje, no veré al Eo, pero su memoria está en mi.

Quisiera- ver más allá de las palabras.
Quisiera- sentir como el café con leche matutino se posa en mi interior tras degustarlo desesperadamente.
Quisiera- encontrar la luz que se esconde en la cara oculta de la luna.
Quisiera- ser esos cristales que forma el fuselaje de los aviones cuando atraviesa el aire frío de las capas altas de la atmosfera dejando una estela que lentamente se difumina
Quisiera- entender que impulsa a la hormiga que con su vida mantiene la vida del resto del nido.
Quisiera- recorrer el camino que sigue tus pasos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y tras el deseo de querer... el tener.

y en el tener: el Camino del Norte


El Camino del Norte.

Dia 6. Hondarribia- Zumaia

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

Hondarribia no debía de ser mi inicio, este debía de ser Irun. Irun, salvando todas las distancias, representa el Roncesvalles del Camino Norte y a eso he ido, a encontrarme con ese inicio.

Tras el ritual fotográfico de lo que fue el paso fronterizo entre España y Francia, la vuelta por mi ruta y la subida al primero de los escollos para alcanzar una de las primeras metas que representa un pasado.

ese pasado es Pasaia; Pasaia representa una parte del pasado.

En la mañana dura y cerrada, húmeda y tranquila se siente el mar a lo lejos, junto a mi ser estaba la tranquilidad, más allá de las rocas existe un mar que no ves y detenta un punto difícil de entender y de temer.

Todo lo que he leído sobre el Camino Norte coincide cuanto menos en una cosa: en el País Vasco parece encontrarse lo más duro de ese Camino y hoy lo he empezado a comprobar…

No me extraña, el verde de esta tierra es, como no puede ser de otra forma, diferente a los otros verdes que me esperan allá en Cantabria, en Asturias o en la eterna Galicia.

Esta tierra, compactada entre una península que quiere irse hacia el norte y un continente que no le deja está compactada sobre si misma, el carácter de las gentes de esta tierra, de las gentes de este mar está esculpido a fuego por esa circunstancia, al sur, un muro infranqueable, al norte un mar durísimo y obcecado en el castigo de una costa que se replega por el país vecino y por los costados encorsetado por las rías que le impiden escapar.

La subida por la montaña, en un primer momento, resguarda al viajero del rugido del mar, le resguardaba del viento como si quisiera no asustarle sobre lo que le aguardaba, el viajero miraba el perfil y conocedor de ese mar, de esa manera de entender las cosas solo sentía respeto a una forma de ser del viaje muy diferente a lo vivido en los otros Caminos.

La primera de las subidas ya salva una altura que para el profano se le antojará matadora… la dificultad del inicio de este día estaba acrecentada por el viento que conforme ascendía era palpable y una lluvia primeriza que impactaba sobre mi cara haciéndome daño, para salvar tanta dificultad llamada ermita de Guadalupe y Jaiztibel disponía de un arma infalible como es el estar rodeado poco a poco por ese túnel enigmático, intangible y mágico que es ser un peregrino más en el Camino, gracias a ese recurso a esa subida no le temía mucho y menos aún cuando era conocedor de que una de las maravillas de este país, Donostia-San Sebastian me aguardaba más allá en la lejanía. Ya desde lo alto creía atisbar esa necesidad que es realidad, allí no solo existe la playa o las playas, no solo está Santa Clara, o el Igueldo o el Urgull, o el Urumea, o el parque María Cristina, allí, existe todo, incluido el Kursal.

El desplome de bajada a Pasaia ha sido un bálsamo para mi pero no decían lo mismo mis frenos… y mucho menos después de la segunda de las bajadas, la que me ha llevado a Zarauz tras el Igueldo, pero antes, sigamos con Pasaia.

Le llaman chalupa y eso es porque es muy pequeña la barca que te pasa de un lado a otro de la ría… el barquero aún creo que alucina al ver a una persona que desmontaba un remolque y que junto con la bici ya ocupaba gran parte de la superficie de la embarcación… menos mal que solo iba un pasajero y una mujer cartero…

Toda una experiencia que aún saboreo.

Por la antigua nacional he accedido a ese paseo que todos deberíamos hacer aunque solo sea una vez en la vida; la concha, un lujo superior a nuestro alcance.

Donostia tiene ese algo que la hace especial, en ese paseo me ha parecido que se detenía el tiempo y eso que en realidad tenia una cierta prisa.

 

La subida al monte Igueldo te aparta de tanto disfrute, de vivencias contenidas, mientras subía las rampas recordaba un camping con vistas a mar, de los olores profundos provenientes de un profundo ir i venir de las olas que nutren la brisa marina y mientras pensaba en ello continuaba subiendo, sin previo aviso he debido de contener la respiración en una nueva bajada mucho más dura que la primera y con vistas impresionantes a Orio, un pueblo que antaño era pescador para deliciosamente jugar hasta la turística Zarautz donde me he entretenido en ver alguna cosa como la playa que dicen es la más larga del País Vasco, Zarautz de tradición en la pesca de la ballena, cuando eso era posible, ahora es más conocida por el surf.

Por un paseo delicioso he llegado a la patria del primer navegante que circundó la tierra, Juan Sebastian el Cano, el ratón de Getaria me ha retrotraído nuevamente al pasado donde una foto a contraluz selló mucho más que el abrazo que atrapó la cámara.

Zumaia, algo más allá de esta costa ventosa, es el último descanso en esta provincia que mañana dejaré atrás.

Quisiera- alcanzar la luz, ver en primer plano lo que ese rayo ve cuando atraviesa el espacio mientras se curva.

Del deseo a la realidad, del Quisiera al Tengo.

Tengo- días luminosos, sonrisas irrepetibles, miradas perturbadoras.

las fotos del día 6

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5815238641127555361?banner=pwa&authkey=CMmn872ryZff9QE

y en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia6?authkey=Gv1sRgCMmn872ryZff9QE&noredirect=1

la ruta seguida

http://ridewithgps.com/routes/1955135

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083741


Había un hombre.

Las personas de origen vasco tienen un talante especial para los que como yo hunden sus raices en castilla siendo catalanes, lo vi hace muchos años cuando me acerqué a Guetaria, lo había visto en las ocasiones en las que pude acercarme a disfrutar Donostia... lo ví en este viaje.

Su nombre: Patxi.

Su preocupación: mi persona.

 

a poco que me puse a tiro poco le falto para ofrecerme su ayuda, poco le faltó para acompañarme en lo que pudo, poco le falto para estar absolutamente pendiente de mi y de lo que me ocurría puesto que ocurrían cosas... no solo la lluvia, no solo la niebla...

 

Original de Getxo, al otro lado de la ría estaba yo, en Portugalete en un lugar que el se preocupó en buscarme... a su pueblo me llevó, de su pueblo presumía con orgullo...  que maravilla no?

 

Te he dado las gracias? si, si que te las he dado, ahora también lo haré; gracias pedazo de persona, aún me río cuando me propusiste que cogiera el ferrocarril para atravesar el gran Bilbao, aún recuerdo el seguimiento y apoyo que me hiciste con esa voluntad de hierro que solo quien hace las cosas de corazón es capaz de realizar.

 

eres tremendo.

Gracias de corazón.


 

El Camino del Norte.

Dia 7. Zumaia—Colegiata Zenarruza (Bolivar)

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

La mañana se movía al compás de las olas que sin fin van golpeando la costa de la que lentamente me he ido separando, el camino jugaba con la línea del ferrocarril, con la autopista, con la nacional, con la ría del Deba para, serpenteando, recordarme por si lo había olvidado que este Camino es todo menos un paseo. La subida, dura, te planta en las cercanías de los 400m a base de sufrir en dieciséis Km.

Todo iba bien hasta que…

En un tobogán lo imposible ha pasado:

Los frenos, los frenos no frenaban y de ello he sido consciente en la necesidad de frenar, rápidamente, como un acto reflejo mis zapatillas han buscado las cubiertas de la rueda trasera y la delantera…

Tras el susto, en el silencio de la lluvia, las preguntas y las respuestas: que hacer?

El día ha sido increíble, de todo ha habido en este día: momentos épicos, momentos de furia contenida, momentos de miedo, momentos en los que si hubiera sido preciso ya hubiera acabado el Camino.

Y Patxi….

También Patxi que ahora esta conmigo leyéndome no se que del monje Gregorio…

Una señal del camino me ha llevado al Camino y en el Camino había barro, había subidas, había de todo aquello que en la guía te recomienda que no vayas con bici…

Más de diez kilómetros, quizás veinte… que más da… de sufrir disfrutando.

Simplemente durísimo y sufriendo no solo porque la bici quería salir corriendo en cuesta abajo y había que empujarla cuesta arriba sino porque sabía que había quedado con Patxi con el que tenía que pedalear a la tarde…

El contestador automático de la empresa donde trabaja me dice que no esta…

No tengo como llamarle y espero su llamada que llega en un momento en el que la pendiente es increíble y le explico así por encima que no va a poder ser…

A Larruskain, emplazado en el valle no se entra, tienes la sensación conforme te acercas desde lo alto que es uno de esos pueblos muy pequeños en los que parece haberse parado el tiempo, bonito, autentico… de postal.

Más allá he recuperado un curso desconocido el del Artibai para llegar al que parecía poder ser el destino del día: Markina

Veo a Patxi que me espera vestido de calle y pienso que menos mal que no viene de "romano" y nos vamos a comer en charla animada, hay un taller de bicis al que vamos tras comer, Manu Ciclos no es un taller normal y mucho menos su dueño que tal y como me ha visto, sin apenas escucharme ya tenía la bici dispuesta para repararla… en un caballete.

Y esa era una de las sorpresas… en un día que podria llamarse así: sorpresa.

Manu no solo es una enciclopedia andante, no solo parece haber estado en todos los sitios, conocer como nadie el mundo de las bicis, de las motos, también es el saber de su tierra. Orgulloso de su vida y de su manera de entender la vida nos ha enseñado una iglesia peculiar: San Miguel

En esa Iglesia un meteorito, nos ha dicho, configura el centro del recinto construido… luego un café y en esos momentos mientras la lluvia caía dulcemente parecía que nada tenía fin…

Ya pensaba que me quedaba en Markina, pero Patxi me ha recomendado la colegiata, un albergue de monjes Cistercienses…

De noche, con su coche guardándome las espaldas y señalándome con sus faros el camino he llegado a un lugar sin duda especial en el que aguardo la cena mientras Patxi me lee no se que del monje Gregorio y en el cielo se suceden mensajes atronadores que presagian tormenta.

Tengo- días luminosos, sonrisas irrepetibles, miradas perturbadoras.
Tengo- imágenes inabarcables, vistas imposibles, horizontes curvos.

las fotos de un día en el que, en realidad, se decidió el futuro de Mensajera

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5815992831939307985?banner=pwa&authkey=CNS37KST6LmbVA

y en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia7?authkey=Gv1sRgCNS37KST6LmbVA&noredirect=1

la ruta realizada

http://ridewithgps.com/routes/1958979

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083743


Esto escribió Patxi:

 

Grande, Pepe. Se queda sin frenos, y sonríe. Tiene que empujar, y sonríe. Calado hasta los huesos, también sonríe. Y parece que tampoco hace frío: ¡sonríe!...  . Parar o seguir... , hotel o albergue,... subir o bajar... Todo está bien. Buen acero, y bien templado. Pero no para herir, como una espada, sino para resistir. Como las vigas, como los puentes, como las viejas locomotoras... como los rompehielos. 


Desde entonces cuando coincidimos en Internet en ocasiones me llama rompehielos y yo como es natural sonrío. Viajar aunque tan solo pudiera explicar esa experiencia os aseguro que merece la pena.


El Camino del Norte.

Dia 8 Colegiata de Zenarruza (Bolivar)- Portugalete

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

Cuando Patxi marchó de la Colegiata tras conversar alegremente con Gregorio que vino no solo a traer la cena y escribí la crónica que no pude subir a internet, me quedé solo con mis pensamientos, con la soledad del peregrino en el albergue donde solo está el, sus pertenencias y su bagaje... fuera queda el frío, los truenos y relámpagos de la tormenta, “condenado” a dormir cada noche en una cama diferente por fin logré conciliar el sueño en el final de una etapa en la que creí que más que una etapa había vivido una aventura.

Lo que no sabía es que la aventura continuaba, de otra forma pero continuaba: granizo, viento, tormenta… todo ello aderezado con cortinas de agua que en nada me recordaba a la forma de llover de Galicia y si a lo que se ve en el levante o el mediterráneo español.

La aventura también es el ir a los servicios que se sitúan en una planta inferior a la que llegas por una escalera exterior a merced de lo que la noche te manda...

La mañana se levanta noche y es en ese momento cuando escuchas nuevamente la llegada de Gregorio al que antes de marchar, sin que el lo sepa, le dedico unas frases en un libro que allí existe.

La Colegiata está separada de la carretera por lo que en bajada dejo que mis cubiertas recuperen tacto con el asfalto, una vez recuperas la carretera que pasa por Bolivar, con lluvía desde el primer pedal de la mañana, llego a Gernika en lo que es un transcurrir de kilómetros por una zona bella del pais vasco (o Euskadi)

En su entrada no solo la panadería o el segundo pinchazo del remolque han hecho que me detenga, la llamada de Joseba también me ha permitido ver algo más de esa localidad.

Es Joseba una persona con ganas de disfrutar con lo que hace y con lo que quiere hacer, ahora inmerso en su vida personal me ha confesado que no participa tanto en el foro del bicigrino como antes pero que a poco que puede ayuda a quienes pasan por su zona, es de Lekeitio.

Muchas gracias por venir a mi encuentro y trasladarme esa vitalidad que derrochas.

Puesto nuevamente en camino, la siguiente fita ha sido Larrabetzu.

Cuando miraba el plano de Vizcaya mientras esperaba a Joseba me he dado cuenta que Larrabetzu está más o menos en el centro geográfico de la provincia, es un pueblo del que ni había oído su nombre, he visto como es un pequeño pueblo que forma parte incardinada de esta tierra, a la que veo y siento muy diferente a la mía.

La mañana gris se ha abierto a mis cubiertas que giraban para acercarme un poco más a mi destino: Santiago; y así he llegado al gran Bilbao para ello he debido de sufrir con sus pueblos limítrofes que señalaban de forma patente la gran ciudad, tras subir desde más allá de Zamudio por una exigente carretera que en momentos se transformaba en autovía, caer por una nueva bajada por Beoña y buscar las indicaciones del centro para tras unas cuantas subidas y bajadas por scalestrics poder disfrutar por fin del llano. La ruta pasa por la ciudad acariciándola y se detiene en los pueblos de los que en ocasiones solo vemos sus nombres en los carteles de los mapas de carretera: Baracaldo, Sestao, Portugalete o  incluso Santurzi… que es una población que solo existía en mi memoria a través de la canción mil veces escuchada y a la que mañana me acercaré.

He recibido la visita nuevamente de ese trozo de humanidad con el que he departido nuevamente, que es realmente una persona agradable, afable y muy cercana. Gracias por todo Patxi, que fácil sería todo si todos pensáramos de una manera cercana a la tuya y no nos perturbamos continuamente la mente con pensamientos tan difíciles y negativos.

Tengo- días luminosos, sonrisas irrepetibles, miradas perturbadoras.
Tengo- imágenes inabarcables, vistas imposibles, horizontes curvos.
Tengo- amaneceres rojos teñidos de amarillo, presente, futuro emergente.

 

las fotos de un día nuevamente especial

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5816113255090979137?banner=pwa&authkey=CMSJjbbu6tuwaQ

 

 

 

 

 

y en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonorte8?authkey=Gv1sRgCMSJjbbu6tuwaQ&noredirect=1

la ruta realizada

http://ridewithgps.com/routes/1959408

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083750


Hablar del hermano Gregorio es algo que en cierta manera se me escapa, así que aprovechando la compañía de Patxi copiaré lo que el escribió sobre el personaje:


También os hablaré del hermano Gregorio,  emigrante, organista, grafólogo, teólogo, divulgador... y otras muchas cosas, políglota, pastelero, ganadero, hostelero, sacerdote, intérprete, misionero... )  Y para nuestra suerte, hospitalero de la Colegiata de Zenarruza (Ziortza). Un amabilísimo monje de 77 años con apariencia, física y mental, de no llegar ni a la mitad. Otro personaje ilustre. Cuando en una tarde tienes la suerte de toparte con seres como con Manu y Gregorio  ves, notas, cómo la vida se ensancha muchísimo más allá de lo que las pequeñas rutinas cotidianas nos permiten vislumbrar. Ayer lo comentaba Pepe, y es cierto. Podrás ir hasta Katmandú y fotografiar un lamasterio, pero ¿hablar con un lama? El hermano Gregorio, de enciclopédica cultura y riquísimas experiencias, te las regala envueltas en un delicioso  y  torrencial relato. Y vive aquí, a la vuelta de la esquina.


Un viaje siempre es una suma de historias, algunas pensadas o encontradas en un pasado cercano o más o menos lejano, otras tan solo están ahí esperando en el momento preciso en el que vas a vivirlas...

esas historias tienen la paciencia de la vida y tan solo con su fin, con el fin de la vida, dejan de existir y de estar aguardándote.

en este viaje, creo que no se os escapa que, fue el viaje más agradecido de los que he realizado en cuanto a esas pequeñas y enormes historias que en realidad tuvieron una continuidad durante todo el viaje...


El Camino del Norte.

Día 9. Portugalete – Galizano

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

 

La gran ría ha ido quedando atrás y con ella los pueblos que acaban Vizcaya, lentamente las formas y las gentes han ido cambiando aunque las banderas rojas y blancas de un equipo de futbol siguen diciéndome donde estoy mientras que la nacional serpentea con la autovía y los pueblos han seguido pasando y con ellos algunas instalaciones industriales impresionantes

Cantabria se asoma a mi presente con un día algo diferente al de ayer puesto que no es tan duro si bien no es el mejor de los días para pedalear, el día me miraba con otros ojos, los del mar que había quedado algo perdido en los últimos días en lo que solo los cauces que desembocaban al mar me despedían en su final, algunos con el nombre de rías.

En Castro, sorprende la ubicación del castillo, pero sobre todo la de la iglesia que le acompaña que me recuerda, no se bien porque, a la de la lejana de Mallorca, aquí he hecho un alto y he reflexionado sobre algo que me ha sorprendido nuevamente: en este Camino de Santiago, duro y complicado, no hay peregrinos en estas fechas del año, tal vez ello está motivado por la época en el que transito por el o por el difícil clima, lo cierto es que debo de hacer esfuerzos para quedarme en el lugar del peregrino y no pasar al del viajero, tan solo coincidí en Markina con una peregrina que iba acompañada de su perro.

Un baño de vistas al bravo mar me deposita a pies de una ría que he remontado para acercarme a Nocina y algo más tarde de lo que hubiera querido en la veraniega Laredo, población que se intuye cosmopolita.

La playa de Laredo, limpia y suave me recuerda a la de la lejana Gijón en pequeño, hace muchos años de aquella visión que en este viaje no veré, cambiaré la bonita y limpia Gijón por la limpia y bonita Oviedo.

La barca que hace el paso a Santoña, en esta época del año no funciona por la tarde por lo que la alternativa ha debido de ser la vuelta por Colindres para llegar a Noja y desde allí recuperar el trazado aproximado del Camino.

No lo negaré, me he esforzado en avanzar hasta que la luz y la prudencia han dicho basta, cuando eso ha ocurrido el pueblo tenía un nombre Galizano.

Tengo- días luminosos, sonrisas irrepetibles, miradas perturbadoras.
Tengo- imágenes inabarcables, vistas imposibles, horizontes curvos.
Tengo- futuro, presente emergente, amaneceres rojos teñidos de amarillos fugaces.
Tengo- derrumbamientos imperceptibles que significan que algo se quiebra en mí ser.

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5816358195100942129?banner=pwa

en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia9?noredirect=1

y el recorrido

http://ridewithgps.com/routes/1960415

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083752


El Camino del Norte.

Día 10. Galizano-Santillana del Mar

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

Hoy os hablaré de la magia, pero no de una magia cualquiera o de la magia aquella que rezaba la frase por todos conocida: ni trampa ni cartón…

Pensaba hacerlo más adelante, pero hoy ha sido imposible que pudiera retener más este tema.

La magia se llama Amaia, Xavier, Joseba, Patxi, Jorge, la magia se llama Pepe y Ana. Se trata de una magia real que existe en realidad puesto que, ¿no es mágico que las personas hagan esfuerzos por contactar con otra que está viajando?

Incluso el pretender dar unas pedaladas con el que viaja por compartir de esa manera su viaje no es mágico?

Eso es lo que ha pasado con esas personas, con las que de una u otra forma han hecho algo que va más allá de lo normal. Pensaba hablar de ello al final del viaje, pero hoy ha sucedido algo más que eso.

Cuando viajas, el peso de los kilómetros no está solo en tu cuerpo, en tus piernas, en tu cerebro, no, el peso también está en la bici y creo haber dicho en algún momento que Mensajera tenía algunos achaques como lo han sido los frenos, los pinchazos y alguna cosilla más como era la imposibilidad de regular bien el cambio.

Creía que tenía la rueda del remolque degradada por lo que esta mañana al levantarme y verla nuevamente pinchada, con Jorge que había venido a acompañarme, he decidido darle pasaporte… en Santander.

Y así ha comenzado la mañana: con la visita de Jorge que a los mandos de una flamante bicicleta se ha presentado para acompañarme un tramo de mi ruta, tras el cambio de cámara para arreglar la avería enfilamos con algo de lluvia la costa del lugar, la lluvia se ha hecho más patente por lo que tras una parada técnica y el retraso acumulado por unas cosas y otras decidimos enfilar Somo, allí cruzamos el puente y vemos las instalaciones de golf de Pedreña donde prácticamente vivía en el pasado Seve.

Ya en el barco, cruzamos a Santander donde esperaba Pepe y un poco más allá la cubierta de recambio.

Le había comentado a Pepe que tenía un problemilla con el cambio y que se trajera una llave inglesa gordota para hacer palanca en una parte del remolque… el pobre (Bob) es que tiene más de diez años de golpes…

Le comenté que pienso que los problemas del cambio pueden deberse a que la piñonera no está bien apretada por lo que no cambia bien… lo que en principio es un plis plas se convierte en el taller de Pepe en una acera y el tendedero de ropa de slow y la presencia de un Jorge un tanto sorprendido por lo que ve mientras las personas pasan por la calle, los coches pasan junto a nosotros por la calzada y la vigilante de la zona azul-ora- controlando todo ello… alguna vecina ha sentido curiosidad por saber que pasaba y otra se ha asustado porque en la reja de su ventana ha aparecido la ropa de un ciclista algo húmeda…

Toda la operación, cubierta incluida. adquirida en una tienda de bicis ha terminado casi a la hora de comer. Tras el berenjenal nos hemos separado puesto que todos menos yo tenían sus lógicos compromisos y preocupaciones. Tras el paso por la Magdalena rápidamente he ido a buscar un menú y ya comiendo pensaba en la magia... magia es también que pueda suceder lo que ha sucedido.

Poco os puedo decir de la salida de Santander, de la lluvia y de los maravillosos paisajes que sigue brindando Cantabria porque algo trastocado y asombrado por todo lo que parece un sueño he despertado en la siempre fascinante ciudad de Santillana del Mar.

El día ha acabado en esa ciudad con pasado, pasado que ostenta y que forma parte del mío: Santillana del Mar, la ciudad que se dice de las tres mentiras, aunque eso no es del todo cierto, y a la que yo añadiría una verdad: la magnifica Santillana del Mar.

La cena con Pepe y Ana era el final de ese espectáculo de magia que concluye cuando parece que todos podamos saludar al prestidigitador y tratarle de tu, la magia ha sido también no solo cenar juntos, también el departir animosamente como si nos conociéramos de toda la vida, verter verdades de nuestra realidad como quizás no lo haríamos con algunos de nuestros amigos lejos de esas pantallas en las que leemos estas letras.

Creerme, hoy no ha sido un día de mucha distancia o altura, hoy simplemente ha sido mágico y ello me permite agradecer a todos los que he nombrado y a los que sin duda conoceré aunque sea en un segundo del tiempo y que se que harán magia.

Para mi esa magia es la de los foros como este.

Tengo- días luminosos, sonrisas irrepetibles, miradas perturbadoras.
Tengo- imágenes inabarcables, vistas imposibles, horizontes curvos.
Tengo- futuro, presente emergente, amaneceres rojos teñidos de amarillos fugaces.
Tengo- derrumbamientos imperceptibles que significan que algo se quiebra en mí ser.
Tengo- vida interior deseos que destilan humanidad, grandes cosas que hacer.

las fotos de un día mágico.

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5816853696522062001?banner=pwa&authkey=CPD16pms-ZTrNA

en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia10?authkey=Gv1sRgCPD16pms-ZTrNA&noredirect=1

la ruta realizada

http://ridewithgps.com/routes/1963134

el track en wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083782

 


La Magia

Hoy es 14 de Octubre de 2014 (14/10/14) hoy hace un año que empecé a publicar esta suma de vivencias en la web -bicigarraf- de David.

En el inicio de todo esto jugué como jugaba cada Sant Jordi: 

Asi que le preguntaba alago así como : Y tu crees que la web podrá soportar el equivalente a 300 páginas de folio en un blog?

y el me contestaba que si...

Ahora la web debe de soportar el equivalente a más del doble de esas 300 paginas y posiblemente llegue a más de el doble del doble de ese primer contenido cuando acabe de publicar el año que viene.

Hace un tiempo que le anunciaba que debía de acabar de viajar en bici...

algunos asuntos personales no pueden esperar más...

le dije que si no podía viajar en el verano de 2014 acabaría de publicar estos relatos este año...

hoy puedo afirmar que lo haré el año que viene puesto que finalmente he podido viajar este verano.

Y como nada parece casual en mi vida hoy tocaba publicar la siguiente etapa y un escrito que redacté aquel día: el 1/12/2012, lo haré en el orden contrario: el escrito y la etapa

esto publique:

El Camino del Norte.

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

 

Os hablaba de magia, la magia no se produce en un día, ni en dos, ni en cada uno de los encuentros con aquellas personas que acuden al viaje de este peregrino.


La magia es que hoy no ha llovido, que Cesar, sin previo aviso haya salido a mi encuentro con la bici, sin saber a ciencia cierta cual era mi ruta, suponiendo cual iba a ser.

 

La magia

 

La magia es que escucho una llamada tras el último sorbo de café cuando estoy dando el primer paso hacia la barra para pagar el menú de este mediodia y no le presto atención a la llamada porque pienso en ese momento..." que ya la miro en la calle", yo estoy en un alto, la magia es que Cesar está al principio de la cuesta por la que me deslizo para reunirme con el y pedalear hasta la salida de Oviedo. No es la primera vez que lo hace y espero que no sea la última, el no tiene miedo de este peregrino que sabe ir al ritmo de quien puede no estar tan fuerte como el y espera que con el, llegado el caso, hagan lo mismo.


Mi sincera gratitud Cesar.


La magia aún está revolviéndose en mis entrañas puesto que no ha terminado de estar presente en este mi Camino, pronto sabréis porque…


La magia a veces necesita de la ayuda de un colaborador que sale del público… es por ello por lo que si me permitís hacer por un momento de mago, os pediría vuestra colaboración y que sepáis esperar.


Mañana, dos de diciembre, se cumplirá uno de los motivos principales que me impulsó a hacer este Camino.

 


El Camino del Norte.

Día 11. Santillana del Mar – Riba de Sella

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte

La inmutable Santillana del Mar, de recios edificios, de pasado eclesiástico, de calles empedradas, de rincones suavemente iluminados no debe solo su esplendor por tener en sus cercanías la mayor y mejor exposición mundial de pintura de la prehistoria, sus orígenes romanos fueron consolidados por su posición geográfica, por su pertenencia pasada a Asturias así como por la sucesión de poderes en determinadas épocas de la historia, al marchar, me preguntaba si quizá es casualidad que exista aquí un museo de la inquisición?

Mi Camino, teñido de agua que cae del cielo, que moja, que da vida, que limpia, que susurra los campos, que hace crecer los cauces, que detiene a los animales que impertérritos no sufren, bien al contrario, se ha detenido momentáneamente en Llandres.

Mas allá he pasado por una población que se ha asomado en mi ruta, histórica por muchos motivos, yo os hablaré de uno de ellos, el que curiosamente también existe en la lejana León y en Astorga, piezas fundamentales de otro Camino de Santiago: el llamado francés.

Si en León o en Astorga existe una obra arquitectónica de primera magnitud de un arquitecto, genio, catalán, aquí en Comillas la genialidad dejó su impronta. Esa impronta, a diferencia de aquellas reviste un motivo, un destino muy diferente a aquellos…

Que importa que no haya accedido al edificio, mi formación me permite que os hable de ese edificio que comparten entre sí cosas.

Edificios hundidos para parecer más bajos, más pequeños de lo que en realidad son… eso es lo que encontramos en aquellas ciudades de la provincia de León.

A diferencia de aquellos, aquí en Comillas, El Capricho se encuentra elevado sobre el terreno, parece quererse enorgullecer de su existencia.

Si allí el propósito del recorrido, para con el visitante, era el de empequeñecerle, enseñándole lentamente un fin que le parecía cada vez más lejano, aquí se le enseña el esplendor, las alturas, el continuo disfrute y el experimento de descubrir, una tras otra, la continua sorpresa.

El Capricho de Gaudí responde al deseo del que fue cuñado del Marques de Quijano; en realidad el nombre del edificio es Villa Quijano. El deseo de aquel pariente era el de disponer de una estancia veraniega, de ahí el sobrenombre de “el capricho” en el que destaca algo inusual en la obra del arquitecto: una llamada de atención que sobresale ostensiblemente de la edificación en forma de minarete persa y que constituye su entrada principal y la primera de las pistas sobre lo que se encuentra en su interior. Podría alargarme más sobre todo ello y entrar en el mundo onirico de su interior pero... es mucho mejor venir y verlo.

Se trata del Gaudí que dejó la austeridad de lado.

La etapa de hoy es de las más bonitas de las de Cantabria y es que a Comillas le ha tomado el relevo la siempre increíble San Vicente de la Barquera. En realidad una de las cosas que la lluvia impide al viajero es disfrutar con la intensidad necesaria esta parte de Cantabria llena de alicientes.

 

San Vicente es de aquellas poblaciones hechas a base de golpes, rodeada de una naturaleza increíble, la localidad ha pasado de ser una población ligada al mar a depender casi exclusivamente de la industria turística en la que algo destaca sobre todo y se llama parque natural de Oyambre.

He buscado información sobre lo que me he perdido y me he topado con esto.

http://www.youtube.com/watch?v=CAAc7Hy4hmI&feature=related

Mi ruta pegada al suelo no quería separarse del mar, aún cuando debía de dejar atrás a esta provincia, comunidad autónoma con su propio verde para pasar a otro verde, el del principado, el de Asturias, el de Llanes donde he recalado por su zona peatonal.

Llanes deja paso a una sucesión de playas doradas con tonos blancos que desde la distancia oteo, mi camino parecía jugar con la autovía del cantábrico situándose a uno u otro lado, subiendo, bajando, queriendo hacer entender al viajero que todo, finalmente, encaja en el espacio para permitir que todo funcione al servicio de eso que llamamos progreso.

Los pueblos han ido sucediéndose y yo, peregrino circunstancial del tiempo, observo lo que acontece en mi horizonte cercano, al fondo del cual aparece la bonita Ribadesella, que pugna con otras localidades de nuestra geografía cada verano, en agosto, con hacerse notoria mundialmente con la bajada de su río, el Sella desde el puente que lo cruza hasta su desembocadura. Aquí, la cueva del Tito Bustillo tendría una importancia capital si no existiera Altamira, y por ello Ribadesella sería mundialmente famosa pero no es así y todo eso existe en una localidad de poco más de seis mil habitantes… y aquí estoy, en un albergue juvenil que acoge peregrinos, en una casona al lado del mar… lastima de la calefacción inexistente.

Ayer lo pensaba y hoy lo recordaba, es una historia que leí en un libro, se trataba de un Sr. que cuidaba faros, se acercaba a ellos, los limpiaba, hacía posible que los faros siguieran en funcionamiento de la mejor manera posible, luego, los sentía…

Había quien al escuchar esas palabras le respondía que los faros no sienten y que por ello no transmiten emociones…

Ese Sr. que podría ser cualquiera de nosotros le contradecía diciendo que todo lo que transmite vida está vivo y que lo que transmite vida transmite emociones, a el esos faros le transmitían su estado de ánimo, la mayoría le transmitía cansancio…

Cansados de salvar vidas transmitían vida.

Poca costa me queda por ver, pocos faros veré a partir de hoy en la distancia, tal vez era eso lo que me distraía en mis pensamientos y mis recuerdos, tal vez es el tiempo, el mismo que encontré en aquel otro viaje que realicé hace poco más de un año por tierras Gallegas… no se.

Tengo- días luminosos, sonrisas irrepetibles, miradas perturbadoras.
Tengo- imágenes inabarcables, vistas imposibles, horizontes curvos.
Tengo- futuro, presente emergente, amaneceres rojos teñidos de amarillos fugaces.
Tengo- derrumbamientos imperceptibles que significan que algo se quiebra en mí ser.
Tengo- vida interior deseos que destilan humanidad, grandes cosas que hacer.
Tengo- manos que se llenan de ilusión y no de dinero.

las fotos del dia 11

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5817089136009260769?banner=pwa&authkey=COj6x42o1KGKfA

y en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/SeleccioncaminonorteDia11?authkey=Gv1sRgCOj6x42o1KGKfA&noredirect=1

el recorrido realizado

http://ridewithgps.com/routes/1964231

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083784


Un nuevo día, una nueva vivencia especial, el Camino Norte de Santiago daba paso a otro Camino: El Primitivo que "nace" en Oviedo...


El Camino del Norte.

Día 12. Ribadesella-Grado

 

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
En busca de un árbol por el Camino Primitivo.


¿Sabéis? Somos así, no lo podemos evitar, no sabemos porque, no sabemos como sucede… lo único que sabemos es que existe y que debe de seguir existiendo. Apenas nos preguntamos el origen en muchos casos, todo lo damos por bueno, valido, verdadero, realidades inmutables que no pueden modificarse….


¿A que me estoy refiriendo?


Al sentimiento de unos respecto a otros, en el día de hoy se llaman Gijón-Oviedo, pero la triste realidad es que esos nombres podrían ser cambiados por otros, podríamos encontrar otros ejemplos similares, multitud de ellos, en la basta geografía española.

 

Es que, sabéis? somos así.

 

Salía con prisa sin tener prisa hasta que ella me ha detenido, me ha hecho recordar una película en blanco y negro, una falda caída por un costado, una blusa que se apoya en una prenda de abrigo que un día abrigaba, una sonrisa que era una mueca… descosida por dentro, así es como la he visto e imaginado, mientras pensaba en que decir cuando se ha dirigido a la persona que aparento ser y me ha pedido… no he sentido el que, solo la he escuchado. He mandado a mi brazo hacia la parte posterior de mi tronco para que mi mano fuera en busca de la bolsa que contiene algún metal, algún papel, alguna identificación que espero no tener que usar… algo ha salido de esa bolsa que tras acercárselo a su mano ha provocado que bajara su semblante y sus ojos hacia el suelo y así lentamente ha acabado el día tras unos cien Km.


Grado aparece en la noche cerrada, con miedo he logrado llegar, era ambiciosa la etapa pero algo me decía que debía de seguir, incluso Cesar razonando ha llegado conmigo a la misma conclusión.

Se y así lo he pensado que hoy era la despedida del mar de este Camino del Norte, Camino que podría pensarse más cercano a la costa de lo que está.

 

Hoy es un día de historias:

Si hay una historia en el día de hoy: la de Cesar y hay otra más...

 

Al principio no lo entendí, me dijo: soy una bicigrina sin bicicleta.

Los bicigrinos son peregrinos que van en bicicleta, ese termino fue acuñado por una persona que mantiene una web, un foro, una tienda con la que nutre el espíritu y otras necesidades de muchos peregrinos de las dos ruedas. Vilipendiado por unos, agasajado por otros, sigue adelante con su proyecto.

 

María, la bicigrina sin bicicleta, contactó conmigo para explicarme algo de su historia bicigrina, en realidad me dijo: mira esto y me pasó un enlace.

 

Tal vez Internet sirve para muchas cosas pero para lo que no sirve en absoluto es para hacer entender lo que provoca o puede provocar lo que puedes llegar a ver en una pantalla, en este caso lo que comence a ver en la pantalla de mi ordenador.


Hoy no os hablaré de la Pola de Siero o del paseo que hemos ralizado Cesar y yo por Oviedo, no os hablaré de las subidas o bajadas o de ríos, os hablaré del pasado, de una ermita, de un árbol, de un recuerdo, de una tragedia, de una niña.

 

Hoy os hablaré de una historia que comenzó en el año 2009 aún cuando yo no lo he sabido hasta hace muy pocos meses y que acabara mañana en un árbol.


Todo empezaba para mi en el verano de aquel año (en el mismo año 2009) cuando parecía resplandecer la luz ya que sucedió un hecho extraño e inusual, a ese hecho le llamé milagro. Tras recorrer los pirineos, en una vía verde, se me partía el cuadro de mi bici cuando aún no tenía nombre, contra toda lógica, contra todo pronostico, contra todo… lo pude soldar gracias a la generosidad de la familia Piferrer.

 

Había en aquellos momentos una segunda historia, paralela a aquella, uno de cuyos capítulos acababa con unos regalos, pequeños detalles de recordatorio de tiempos pasados, que producían en quien me los regaló un miedo atroz… pequeños detalles de un Camino de Santiago realizado por otra persona que no era yo. Uno de esos detalles era una cinta amarilla de la Virgen del Pilar… que me regalaron.

Curiosamente en esa segunda historia aparecía esa web (la del Bicigrino) y ese foro del que os he hablado, en el que interviene en ocasiones Maria.

 

Había aún una tercera historia, la de un muñequito que me ha ido acompañando durante los últimos viajes y que debía de haberse quedado en Santiago en otro viaje invernal, se trata de una vaquita cuyo nombre, Santiaga, fue sustituido por otro al principio de este viaje por el de Marta.

 

Hay por último la última de las historias, la verdadera y única historia de Marta de la cual nada os hablaré aunque si lo creéis oportuno la podéis leer.

 

http://www.forobicigrino.com/t270-una-piedra-para-marta?highlight=marta


En recuerdo de la cual, el ángel de los bicigrinos, se plantó un árbol junto a una ermita, la del Fresno, a pie del Camino Primitivo.

 

Mañana seré yo quien te deje mi piedra, y un recuerdo un tanto especial, en forma de muñeco de vaca, atada por una cinta amarilla, una cinta de la Virgen del Pilar.


                                                                      Para ti Marta.


Con tu recuerdo empezaré este otro Camino que dicen empieza en Oviedo, el del Salvador o Primitivo, el que me llevará a Santiago por sexta vez.

Y con el nuevo Camino, la busqueda.


Busco- una piedra, un nuevo renacer, empezar de nuevo.

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5817448224666305185?banner=pwa&authkey=CJPHt92l-_C0mgE

y en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/SeleccionCaminoNorteDia12?authkey=Gv1sRgCJPHt92l-_C0mgE&noredirect=1

el recorrido

http://ridewithgps.com/routes/1966269

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083785

 


Había otro hombre

 

El Camino del Norte.

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
El Camino Primitivo

Ayer Cesar se dio cuenta y me lo dijo, tienes los frenos gastados y me advirtió, ojo mañana en la llegada a Pola de Allande y la bajada del Palo…

Departimos sobre ello, le explique la historia de Manu, de las zapatas que me colocó y me aseguró que no solo me durarían este Camino… lo se, el remolque a la hora de frenar necesita mucho más frenada sobre todo si va, como el mío, bastante cargado.

Así que me confabulé con su mujer y con el para que me visitaran hoy, acordamos por diversos motivos que el fin de etapa de hoy era Pola de Allande y aquí estoy…

Le dije, tráeme un juego zapatas  "de tales" características, la idea era completar un juego que me traje desde Barcelona y cambiar los frenos de las dos ruedas.

Así que cuando contactamos por teléfono me dice; No soy el único que te lee, las zapatas tienen su historia, ya te contaré…

Carlos M. Castro era para mí un perfecto desconocido hasta que he hablado esta tarde con el para agradecerle el regalo que me ha hecho, tiene una tienda y repara esos artilugios que tanto nos apasionan conocidos como bicis en Caborana-Aller.

Quisiera agradecerle también en público el detallazo que ha tenido puesto que el también me lee y está en la medida de sus posibilidades y tiempo libre pendiente de lo que hace un viajero otoñal.

Y a Cesar que haya hecho de mensajero, un mensajero sorprendido de lo pequeño que puede ser el mundo dado que el lleva su bici a ese taller y desconocía que tuvieran ellos dos un punto de encuentro en ese viajero que viaja en estos momentos hacia el Oeste. Así que cuando fué a la tienda por las zapatas y comentarle al tendero que eran para un amigo de este mundo de bicis que estaba viajando no se yo quien de los dos se llevó la sorpresa más grande al darse cuenta de ese punto de unión hasta ese momento insospechado...

 

Y de Cesar o de su mujer... que decir?

 

En cada ocasión que he pasado más o menos cerca de el se ha asomado a mi viaje, me ha acompañado o dado apoyo, no le importó hacer muchos km. para coincidir en la Transiberica norte/sur ...

Fue quien me abrió los ojos con la web de ridewithgps, es un coco, y un gran fotógrafo pero sobre todo y por encima de todo es una gran persona... un enorme trabajador responsable, humilde y gran persona.

De su mujer sería mejor que fuera el quien os hablara, tan solo decir que es una delicia de persona.

 


El Camino del Norte.

Día 13. Grado – Pola de Allande

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
El Camino Primitivo

La niebla acompaña a la lluvia o tal vez es la lluvia quien acompaña a la niebla, lo que se es que la niebla en el día de hoy era el presagio de la lluvia que en lo alto se convertirá en nieve.

Una niebla que invita a todo menos a pedalear, pero yo, viejo viajero de sueños miro la niebla y recuerdo…

Recuerdo otros viajes en los que la lluvia o la niebla o los dos juntos me han acompañado en otras etapas, algunas aún las intuyo cercanas, otras pertenecen a otros tiempos.

En esos momentos al viajero nada de eso le puede importar o afectar, tan solo debe, como lo he hecho yo, extremar la precaución para salir airoso, para poder seguir, para poder cumplir con su sueño que es un reto, un objetivo, un fin… se llama Santiago y poco queda para alcanzar todo eso y espero que más que eso.

Sobrepasada la capa de niebla el Camino solo sube para seguir subiendo durante todo el día, tan solo en los últimos kilómetros se deja de subir.

pero algo he venido a hacer:

con mucho respeto cumplo uno de los objetivos de este viaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salas, desde la lejanía, me recuerda a otra Salas con apellido, no hace tanto que pasé por allí, si bien nada conocía de la Salas Asturiana, Los siete infantes de Lara tenían que ver mucho con la primera, una antigua reina de León: La Velasquita tiene mucho que ver con la segunda (internet dixit).

Tineo no solo tiene uno de los más extensos municipios de la provincia, también aquí hay algo que no todos conocen como es el que una persona nacida aquí acabó con el pirata Barbarroja, historias dentro de muchas historias, algunas presentes, otras pasadas.

En subida constante me he aproximado lentamente hacia lo que será mañana el final de esta provincia antaño repartida entre unos y otros, como ocurre con todo en la historia de los pueblos, esta tierra huele a Suevos, huele a Leoneses, huele a Gallegos y como no a Astures y de ello como de tantas cosas no solo no debiéramos de quererlo olvidar sino que nos debería de impregnar de orgullo de ser lo que fuimos, de ser lo que somos.

Un puerto sucede a otro y este a otro para más alla subir a otro y es allí cuando falta menos de tres kilómetros para Pola de Allande donde la carretera se desploma sin remisión.

El albergue, junto a la guardia civil, estaba bastante desatendido, llego más o menos pronto y decido en esos momentos descansar en algún sitio mejor para afrontar el día de mañana donde me espera una de las etapas duras y con gran altitud, me acuerdo de una recomendación de Cesar y aquí estoy, en un hotel fantástico a un precio reducido y la bici en lo que fue un local de restauración ahora abandonado.

Busco- una piedra, un nuevo renacer, empezar de nuevo.
Busco- caerme y levantarme, que importa si soy joven o anciano.

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5817809167397039057?banner=pwa&authkey=CNaQ25O6t_ir6QE

en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia13?authkey=Gv1sRgCNaQ25O6t_ir6QE&noredirect=1

el recorrido

http://ridewithgps.com/routes/1968223

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083786


El Camino del Norte.

Día 14. Pola de Allande – O cadavo

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
El Camino Primitivo

Llegarás a Grandas, es donde llegan todos los ciclistas, la he mirado en esos momentos con indisimulo y le he dicho, mi intención es ir más allá, no se, ya lo decidiré a eso de las cinco de la tarde.

Bueno pero no irás más allá de Fonsagrada, ha sido ahí cuando la he mirado a los ojos.

Por aquí deben de pasar muchos peregrinos, le he preguntado...

Si, ...me ha contestado

Y supongo que sabes distinguir entre unos y otros

Me lo ha vuelto a confirmar…

Llegaré más allá de Fonsagrada, llegaré a las cinco de la tarde, suelo hacer casí cien Kilometros al día.

Con una media sonrisa que no llegaba a ser burlona me ha dicho que no conocía lo que tenía por delante

Guapa, muy joven, sola detrás de la barra debe de estar acostumbrada a bregar con hombres de toda condición, esa debe de ser su principal clientela del bar del hotel donde he desayunado esta mañana.

Tras ir a buscar la bici y el remolque me lo he ido pensando…

Así que me he despedido con una frase precedida de lo que era una petición de permiso:

No se como decir esto, será muy afortunado el elegido , al tiempo que me marchaba y ella soltaba tras un segundo, con una amplia sonrisa, un simple gracias.

El puerto del Palo es el puerto más alto de mi recorrido 1147m pero no es el paso con más altitud o el puerto que separa Asturias de Galicia.

Galicia impone, lo se, el Camino es aquella ruta que crees que ya has hecho cuando llegas a lo que crees que es el final de la misma y no, cuando llegas a Galicia, la dureza se acrcenta. Galicia impone…

Es aquí donde empieza lo duro, es aquí donde, cansado como vienes de todo el recorrido empieza algo que se grabará en tu ser, en tu cuerpo, en tu alma…

La secuencia de subidas y bajadas que se respira en Galicia puede acabar con la paciencia del más paciente, parece todo difícil, parece que no avanzas y ante todo ello, se instala en ti un punto de ansiedad por lo que sabes en pugna por lo que el subconsciente quiere darte a entender.

La primera de las bajadas es hasta un río desconocido: el Navia, el último que he cruzado en mi deambular el Navia desemboca en Asturias.

El puerto do Acebo se repite en ambas comunidades, de 1024m en una y de 1030m en la otra y ese si es el paso de una Comunidad a otra, el altiplano siempre está por encima de los 1000m y parece no quererse acabar, las tierras sobresaltan al viajero que cercano al mar en días anteriores se encuentra sobrepasado por unas condiciones un tanto olvidadas desde su paso por el País Vasco, el relieve duro venía acompañado por un viento cortante que zarandeaba no tan solo el cuerpo, en la mañana tardía, del peregrino reconvertido tras lo vivido ayer en soñador de momentos perdidos.

Desde las alturas miraba esos horizontes inalcanzables, disfrutando de un tiempo que segundo a segundo quería escaparse y yo, afectado por un paisaje brutal, he comenzado a sentir lo que conozco por otros viajes, otras vivencias: el cielo quería acercarse, parecía quererme aplastar y en esta ocasión no reía, no lloraba, no me he sentido pequeño como en tantas ocasiones anteriores, la sonrisa ha dado paso a la risa que desbocada que salía de mi boca, de mi garganta, de todo mi ser.

A Fonsagrada quería, sin conseguirlo, apartarme de esos minutos que no tenían fin mientras el perfil comenzaba a cambiar lentamente, conforme cambiaba a su vez el horizonte; el Alto de Cerredo (960m) era un paso más en ese disfrute que solo tenía en esos momentos un problema: sabía que se iba a acabar.

Una nueva subida en la tarde que quería ser noche consiguiendolo me ha obligado a poner las luces que al primero que dan miedo es a mi mismo.

A Lastra era un pueblo en el que la luces estaban en la calle y no se adivinaban en el interior de ninguna de sus casas.

Tras subir un nuevo alto, una bajada facil en la noche cerrada ha acabado tras un tobogán en O Cadavo

Busco- una piedra, un nuevo renacer, empezar de nuevo.
Busco- caerme y levantarme, que importa si soy joven o anciano.

Busco- la prolongación de lo real, el mundo que está algo más allá que solo podemos intuir.

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5818218689123001009?banner=pwa&authkey=CK22mOmSqqvVeg

en el servidor de picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonortedia14?authkey=Gv1sRgCK22mOmSqqvVeg&noredirect=1

la ruta realizada

http://ridewithgps.com/routes/1970367

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083788


A Lastra duerme a mi paso, me paro junto a un banco de la población, en la calle con la noche cerrada empieza a llover y busco como resguardarme de la inclemencia que me manda el cielo...

Inicio la marcha y en un cruce...

 

sale un coche por mi derecha, avanza hasta incorporarse a mi carril al tiempo que lo esquivo invadiendo el carril contrario y pasándolo por su izquierda...

nunca he estado tan cerca de un accidente...

Ya en el hotel de O Cavado, cenando, escucho una conversación en una mesa cercana... son dos personas... una le dice a la otra que un poco más y atropella a un ciclista...

les miro y me miran al tiempo que les digo: yo era ese ciclista.


El Camino del Norte.

Día 15. O Cavado-Arzúa

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
El Camino Primitivo

La niebla, siempre presente en estas tierras ha demandado su tiempo, aún así he debido de esperar más de lo prudente con tal de asegurar la travesía… puesto que hoy era un día largo en el tiempo.

Saliendo de la población, pronto lo he sentido: ese silencio que solo da la nieve, un silencio ensordecedor que apaga todo el ruido que se produce alrededor, un punto de temor y escalofrío sobrecoge al viajero preso de su propia soledad, al tiempo que algo emerge de su interior que le va diciendo, que no pare… porque yo, conocedor de que cuando eso se acabe volvere a la normalidad calculada, a los pasos firmes que me impedirían volar de esa manera, a las conversaciones humanas lejanas de la imaginación y de lo extrasensorial.

Cuando eso se vive sabes que vives algo un tanto irreal al tiempo que lo que ves es real, he alargado esa sensación con tal de prolongar lo que vivía hasta un pueblo más bajo en el relieve y por lo que recapitulo, no creo haberme equivocado.

En la iglesia de Castroverde, Santa María de Villalabe, me he parado para envolverme en mi, para recogerme, para parar el mundo sin conseguirlo. Mientras eso intentaba miraba e intentaba entender y comprender una de las maravillas, escondidas de este Camino, bajo un cielo duro y cada vez más amenazador.

Rodeado de semimontañas pobladas de árboles que miran al cielo, el cual responde a esa mirada con lluvia fina que acaricia sus hojas dando vida, he partido nuevamente como cada día esperando una nueva experiencia, un nuevo vivir, tan solo esperando eso: vivir…

Por que lo se, se muy bien lo que venía a continuación, esa sensación extraña que mezcla la ansiedad con la tristeza, la ansiedad de llegar, la tristeza de llegar por no querer llegar.

Pero antes de todo eso, como no mencionar la llegada a Lugo... eso es una explosión de alegría, el año pasado cuando dí con mis huesos en esa bella ciudad, cargada de demasiadas cosas importantes que sorprende el ser tan poco conocida, me despidió con demasiado ajetreo, con lluvia que no dejó de empujarme en la diagonal que ya estaba recorriendo.

Hoy, Lugo ha hecho una excepción para que la vea mejor, para que la disfrute en lo que vale. Mientras recorría sus calles, sus plazas, su muralla, mientras me perdía por sus callejuelas y buscaba su salida, he sentido como la ciudad hacía esfuerzos para envenenarme de Lugo y de esa manera asegurarse de que volvería a Lugo…

No hay duda, volveré a Lugo… el efecto del veneno de Lugo lo he notado al cruzar otro río soñado por conocido y admirado. Que bonito es el Miño, cuantos recuerdos han aflorado a mi mente, tan solo os mencionaré las islas de su desembocadura… islas que compartimos con el país hermano, con el país vecino… o mejor, veis algo de eso llamado A Terra Chá, aquí…

http://lasrutasdelagua.es/rutas-del-mino/humedales-de-a-terra-cha/sendero-de-las-insuas-do-mino/

 

 

 

En Sobrado dos Monxes ya en A Coruña he realizado una parada. Hay en esta localidad otra de las maravillas de este Camino un tanto desconocido, he debido de hacer grandes esfuerzos para no quedarme, estaba entre el si y el no, el corazón pedía quedarme en su monasterio, la razón mandaba continuar…

El monasterio de Santa María, conocido desde épocas remotas como San Salvador, es un monasterio que ha sufrido muchas vicisitudes en su historia Cisterciense y que desde el siglo pasado tan solo pasa el tiempo por el, una joya gótica restaurada que acomoda los ojos del peregrino, que nutre a su Camino, que ayuda sin más, que no es poco.

Boimorto, una población peculiar me acoge en la tarde fría de este mes que como el que dice acaba de empezar, con la visión de un anuncio extraño para este peregrino venido del este: El Festival de la Luz, el 22-23 de septiembre…

Temprana era la tarde en la tarde que no quería acabarse, en la tarde en la que los kilómetros de la llegada a Santiago iban cayendo y yo al ver un letrero mágico: Arzúa, tan solo me he dejado llevar...

Busco- una piedra, un nuevo renacer, empezar de nuevo.
Busco- caerme y levantarme, que importa si soy joven o anciano.
Busco- la prolongación de lo real, el mundo que está algo más allá que solo podemos intuir.
Busco- sonreír despierto, intuir lo humano, conocer el tiempo.

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5818534932587982881?banner=pwa&authkey=COnBjIvzs_PQfg

en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonorteetapa15?authkey=Gv1sRgCOnBjIvzs_PQfg&noredirect=1

el recorrido

http://ridewithgps.com/routes/1971725

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083792


Por sexta vez Santiago.


El Camino del Norte.

Día 16. Arzúa -Santiago

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
El Camino Primitivo
La Llegada a Santiago

Arzua es el contacto con el gran Camino, con el más conocido, con aquel que hizo escribir libros, soñar y morir a los hombres, filmar películas, el contacto con el Camino que consiguió lo imposible; hacer cambiar a los hombres, encontrar en el las respuestas cuando el universo cambió las preguntas.

Arzua forma parte del Camino Frances.

Arzúa representa el inicio de un fin que será inicio…

En los peregrinos que no son muchos, no veo esa visión, ese semblante de los que transitan en otra parte del año más agradecida en todos los aspectos pero quizá, por ello, más artificial…

Subo y bajo la cuesta para volver a subir y poder de esa manera bajar, conforme avanzo, la proximidad a una ciudad se hace lentamente patente, no piensas que esa ciudad tiene nombre de reto, no piensas que pronunciar el nombre de esa ciudad es hacer música o que tan solo su existencia sea hacer realidad los sueños, simplemente no piensas…

Vuelves a subir y te invade otro pueblo conocido O Pedrouzo, intuyes alla al fondo, en lo alto, Santa Irene y caes en la cuenta: no falta mucho y te aplicas a lo que te mueve y te hace seguir adelante…

Buscas, como en aquel relato de edificios oscuros en los que la luz brillaba en algunas partes del mismo, buscas en el fondo de tu ser porque sabes que todo lo vivido empieza a intensificarse, a concentrase, a convertirse en mucho más que una emoción o un sentimiento

Y vuelves a bajar, te dejas caer junto a esa autovía, ves las luces que no solo piensas que guían a los aviones y buscas perderte sin conseguirlo…

Como si fuera un volcán, como si se tratara de ese encuentro entre los mares o los océanos que forman un remolino del que no es posible escapar, Santiago aparece tras un monte al que los antiguos peregrinos, desesperados, corrían con tal de ver al fondo lo que el día les dejara ver, piensas como podían ser esos momentos, junto a un feo monumento del hombre rememoras aquellos tiempos en los que las personas que jugándose la vida, sus pertenencias, muchos de ellos enfermos, creían ver una catedral que en innumerables ocasiones el clima difícilmente les dejaría ver… pero ellos juraban y perjuraban que la veían.

Pero es que además era cierto que la veían aún sin poderse ver, eso forma parte de la magia que solo existe aqui, eso lo explica todo...

Y tras la bajada, una nueva subida por San Lázaro que es una ermita que a su vez es inicio, que es la aproximación a un rito, que es casi la entrada a la ciudad antigua, pero no… aún no… aún no es el momento.

Mas adelante ves un parque… un antiguo albergue: el Acuarios, que parece quererte separar de lo que vives… pero ni tan solo araña…

Y tras cruzar una avenida por un semáforo, sientes.

Sientes como algo te envuelve sin tocar, como algo te llama sin gritar, como algo te dirige sin saber donde vas…

La Rua das Casas Reais, da paso al frontal de una iglesia que te prepara a lo que encontraras al final del rito que has iniciado en la Porta do Camiño: las almas que se queman en el frontal de la iglesia no te verán como llegas tan solo verán como te alejas, si quieres saber de ellas deberás de girarte y alzar la vista para que la lluvia limpie tu cara antes de seguir acercándote a lo imposible de entender.

Un poco más adelante, en una plaza creada por la conjunción de unas calles hay una fuente en la que escuchas otra música que no es la de la lluvia al caer sino la del agua que te invita nuevamente a lavarte no tan solo la suciedad del cuerpo, también la que pueda quedar en tu mente…

Por tu izquierda sale La Rua do Preguntorio que al igual que las anteriores te invita a responderte las preguntas… todas y cada una de ellas, aquellas que te cambió el universo, en esa Rua también puedes encontrar las respuestas…

Hay quien se detiene en esa calle, hay quien no puede detenerse

Y sigues… no sabes como pero sigues…

La Rua da Acibechería no parece decirte nada aún cuando en ella hay demasiadas cosas importantes, demasiada llamada de aquello que debería poderte detener sin conseguirlo: La Praza da Quintana bajo la que hay un antiguo cementerio o el Monasterio de…      

de que?

luego te preguntas como si no hubieras pasado por allí.

Ni tan solo ves puesto que en la plaza donde se construyo ese monasterio también hay un arco en cuyo fondo hay luz. Al tiempo te das cuenta que en el interior y fondo del arco no solo hay luz, también hay música, música que apenas escuchas al principio y se va haciendo más intensa conforme te acercas, luz que aún no siendo cegadora ilumina hasta oscurecer todo lo que la rodea, tal vez por ello no sabes, no entiendes, no imaginas como has bajado por aquellas escaleras del Arco do Pazo tras las cuales se repite el mismo juego del frontis donde se queman las almas puesto que si quieres ver la fachada de la Catedral que es fin y principio de los Caminos, deberás girarte sobre ti y levantar la vista una vez accedas a esa plaza que también lo es: principio y fin de Caminos, la Praza do Obradoiro.

Sabéis? Algo mágico existe en esa ciudad y no solo es su nombre, no solo son sus calles o sus plazas, no solo son sus gentes que un tanto indiferentes te miran sin mucha atención… está en el cielo y cae del cielo.

Busco- una piedra, un nuevo renacer, empezar de nuevo.
Busco- caerme y levantarme, que importa si soy joven o anciano.
Busco- la prolongación de lo real, el mundo que está algo más allá que, solo, podemos intuir.
Busco- sonreír despierto, intuir lo humano, conocer el tiempo.
Busco-Llegar, tan solo llegar.

las fotos

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5818880181800708945?banner=pwa&authkey=CI_ygsqLo6KMLw

en el servidor de Picasa

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Seleccioncaminonorteetapa16?authkey=Gv1sRgCI_ygsqLo6KMLw&noredirect=1

el recorrido.

http://ridewithgps.com/routes/1972928

en Wikiloc

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8083809


 

Quisiera, Tengo, Busco.

 

Quisiera ser lo que soy, no soy mejor ni no soy más que nadie, soy uno más.

 

Tengo la vida que merezco, lo que me he ganado a pulso, mi presente que es noche.


Busco cambiar las cosas y como dije al inicio de este relato que es un viaje y mucho más…


Lo se, todo está nuevamente a punto de cambiar.


Muchas gracias a todos.


Poco más me queda que la despedida del viaje.

Tal vez no sea fácil, a partir de estos momentos, ver alguna de las fotos que ahora compartiré.

(el portico de la gloria esta y estará en obras)

https://plus.google.com/photos/103457230754397349758/albums/5819648641431703857?banner=pwa&authkey=CJ66q7jbpOmrdg

 

https://picasaweb.google.com/103457230754397349758/Paseandoporsantiago?authkey=Gv1sRgCJ66q7jbpOmrdg&noredirect=1

En la naturaleza
que corre viento del norte,
hay un feliz y triste
de que el orgullo.

Bombas sonrisas y la niebla 
hay un cielo lleno de grava
y un nido fértil
como una raíz aérea de someterse a otra

Es tierra de color i granito
Golpeado por el mar
y un horizonte implacable

Cada escalón de piedra,
un vino caliente
Y el norte de nuevo a soplar.

Pongo una mano y una sonrisa y ya no sopla
levanto el vino
Y de nuevo a soplar

(una mala traducción, espero que alguien me ayude a hacerla mejor)


y comenzaba una lenta y pensada despedida de un viaje increíble en el que volvía a pensar en una persona que se marchó en aquel año del 2012 y al que me refería aquí...

http://www.bicigarraf.com/blogs/33-la-transiberica-este-oeste-un-nuevo-viaje-por-espana-.html#muerte


Agradecimiento

 

Como cuando hoy acaba para mi un viaje en bicicleta, la sensación que te invade es difícil de expresar, es un cúmulo de emociones que se agolpan en la mente.

Lo vivido se mezcla con los recuerdos de lo que fue, de lo que ha sido.

La personas...

Como no recordar a las personas?

Normalmente suelo dar las gracias a todos: a los que se expresan en los foros, a los que no lo hacen, a los que hacen esfuerzos por coincidir, por ayudar o no.

Así, como no hacer una especial mención a quienes más han participado en los hilos que abrí para compartir el viaje... como no mencionar a todos ellos sin nombrarlos por el temor de olvidarme de alguno...

Posiblemente habrán personas que han podido vivir lo que hago con intensidad, personas anónimas a la que solo puedo agradecerles que lo hayan hecho y animarles a intentarlo hacer, a su manera, en sus posibilidades, cada uno lo que pueda...

Como no agradecer a Xavier, Amaia o a Patxi o a Pepe y su mujer o a Cesar y su mujer o a Joseba que salieran a mi encuentro, o a Zeus que me acompañó por aquella costa en la que no pudimos reseguir el Camino...

Como no agradecer los intentos por lograr coincidir de María, Noe o a Susonauta

O como no agradecer la maravillosa colaboración y ofrecimiento en todo momento de Pepe

O lo que hizo Cesar desde el anonimato que me llamó y vino en dos ocasiones en estos años... una en bici y otra con su señora a tan solo charlar, reir, acompasar la tarde: un placer.

O a Carlos, un perfecto desconocido que no solo me hizo un regalo; me envió un emotivo mensaje al finalizar el viaje...

 

A todos.


Existía.

 

Existía una persona que salió de la nada para triunfar, esa fue su gran virtud, luchar contra todo para ganar y ganó.

Fue…

Fue a la gran ciudad y recaló en otra no tan grande, pero importante. Con unas maletas rígidas de color marrón cogidas con cinturones y refuerzos metálicos en las esquinas. Los puedo imaginar caminando por la entonces llamada calle Conde del Asalto en la Barcelona de los años cincuenta una vez casados, iban a la primera de sus paradas, una fonda en la que una habitación con derecho a cocina fue su primer hogar.

Pasaron por múltiples destinos, creciendo, haciendo realidad un sueño: el suyo.

Los domicilios y poblaciones se sucedieron y la familia fue creciendo con el paso de aquellos años de sacrificio y dureza en prácticamente todo.

Algo le sucedió por el camino, algo frustró esa andadura que parecía feliz y plena.

Quizá su gran error fue, dejar de lado lo importante, no sentir como propio el pasado lleno de luces pero también de sombras en las que la ambición y el pretender ser más listo que lo que le correspondía y por último lo peor, permitir la injuria, la injusticia y el insulto cuando decidió quemar las velas y lanzarse por una pendiente de incierto final que resultó, por desgracia, un fracaso… 

Ni aún así cuando pudo rectificó.

Murió solo en la terraza de una cafetería cayendo de una silla en la que estaba sentado a la de tres…

insuficiencias cardiacas.

Seis hijos, dos mujeres fueron su familia más cercana, de ellos tan solo tres personas estaban cerca de el para finalmente dejar de lado a una de ellas, a la más desprotegida.

En este viaje he recordado a esa persona que dejé de conocer, de oír su voz hace más de veinticinco años, de la que ya hable en mi último viaje mientras esperaba salir, mientras miraba el horizonte, oteaba el calendario y encogía los hombros.


descanse en paz.


La despedida

 

El Camino del Norte.

Del mediterráneo al cantábrico.
El Camino del Norte
El Camino Primitivo
La llegada a Santiago

Por sexta vez Santiago. La despedida


En Santiago llueven los recuerdos que no mojan, penetran lentamente en los seres que ajenos a la ciudad caminan en su aproximación a la meta allá en la plaza del Obradoiro, en esa plaza, frente al edificio que ves cuando accedes a ella se encuentra el final de muchos de los Caminos de los millones de personas que han llegado al lugar. Al lugar en el que suceden cosas impresionantes.

La persona no llega al final, allí comienza un nuevo principio y así espero que ocurra conmigo…

Comenzaba, este Camino que hoy despido con aquel recuerdo que ha ido penetrando lentamente en mi ser y he recordado el inicio de otro Camino en el que parte de unas frases cantadas serán parte de la despedida de este viaje, de este Camino, de esta sexta vez que no la última -nunca habrá una última vez- en la que he buscado desesperadamente a Santiago.

…..” He perdido lo que soy y no puedo entender porque mi corazón está roto, la vida me ha ido mal pero se que todo lo que se es el principio del fin.
¿Quién soy yo desde el principio? Todo este tiempo gastado en vano, años desperdiciados, ganancias desperdiciadas, todo perdido, mientras la fe se mantiene en esta guerra que no ha terminado.
Hay una luz, hay un sol llevando a todos los destrozados al lugar al que pertenecemos.
He perdido, y me pregunto quien soy y no puedo entender porque mi corazón esta roto…..”

Esa es la letra de la canción.

Pero no quiero despedir este viaje con un mensaje negativo.

Lo se, es lo único sobre lo que estoy seguro, se que lo que es seguro es que mañana saldrá el sol.

Este vídeo me lo enseño una persona con la que creí que coincidiría en este viaje


https://www.youtube.com/watch?v=zjkln_ATgnI


(Planet Earth Forever. Planeta Tierra por siempre)

No ha podido ser.


Quiero despedir el viaje con una última dedicatoria, dedicándoselo a todos los que lo han seguido, a los que en algún momento se encontraran con el y lo quiero hacer con un deseo que leí en algún sitio:

Quiero sobre todo dedicárselo a todos los que siguen queriendo ser diferentes y luchan contra aquellos que desean que seamos iguales.

Quiero creer en los sueños y pensar en que de esa manera los sueños se crearan y mientras eso sucede pensaré en lo que segundo a segundo no pierdo de vista, como el primer día.

Se llama pasión…

La pasión queriéndose escapar sin poderlo lograr, no entendiendo que su tiempo ha vuelto a finalizar, que un nuevo día sucederá a otro mientras llega un nuevo momento un nuevo vivir…

La pasión cogida fuertemente.

La pasión es viajar.